El cuerpo sin vida con signos de violencia de un detective privado fue hallado el domingo en un descampado situado en el distrito madrileño de Chamartín, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Según estas fuentes, la Policía Nacional, que se ha encargado de la investigación, recibió a las 10:20 de la mañana una llamada de aviso que les condujo hasta el lugar donde se encontraba el cuerpo, en un descampado en la confluencia de la calle Mauricio Legendre y la Carretera de Fuencarral.

El cadáver fue identificado como L.H.B., cuya desaparición había sido denunciada ayer, sábado.

Al parecer, el fallecido, que trabajaba en labores de seguridad en las ferias que se celebraban en el recinto IFEMA, salió de trabajar el viernes del Parque Ferial Juan Carlos I y tras tomar un bocadillo en la calle Alcalá, se dirigió en su coche a una zona de copas de García Noblejas, donde fue visto por última vez.

El cuerpo del fallecido presentaba numerosos golpes en la cabeza, que estaba cubierta por una bolsa

Por su parte, fuentes de la Asociación Nacional de Detectives Privados indicaron que el cuerpo del fallecido presentaba numerosos golpes en la cabeza, que estaba además cubierta por una bolsa y maniatado.

El vehículo del detective, que aún no ha sido localizado, es un SEAT Toledo gris plata con matrícula 1205 CWS.

L.H.B recibió recientemente de la Asociación Profesional de Detectives Privados de España la medalla a la constancia por sus 25 años de dedicación profesional.

Con esta muerte se eleva a 56 el número de muertes violentas en lo que va de año en Madrid.