Pinochet defiende su golpe de estado: "No cabe reclamar castigos para los que evitaron que se extendiera el caos"

  • El domingo cumplió 91 años.
  • En un mensaje leído por su esposa, explica por qué dio el golpe de estado.
  • El ex dictador está acusado de crímenes contra los derechos humanos y enriquecimiento ilícito.
Pinochet, junto a su nieta (al lado, izquierda), su hija (derecha) y otros familiares (Víctor Ruiz Caballero / REUTERS).
Pinochet, junto a su nieta (al lado, izquierda), su hija (derecha) y otros familiares (Víctor Ruiz Caballero / REUTERS).
Víctor Ruiz Caballero / REUTERS
El ex dictador chileno Augusto Pinochet, que cumplió el domingo 91 años, asumió la responsabilidad política por lo obrado por el régimen de facto que encabezó durante 17 años, defendió su gestión y dijo no tener rencor contra nadie.

"Cerca del final de mis días quiero manifestar que no guardo rencor a nadie, que amo a mi patria por encima de todo, que asumo la responsabilidad política de todo lo obrado", señaló el ex dictador en un mensaje leído por su esposa Lucía Hiriart.

No guardo rencor a nadie
Augusto Pinochet, a quien se le investiga por delitos de
enriquecimiento ilícito, dijo que "todos los vejámenes, persecuciones e injusticias" que dice padecer los ofrece "gustoso en aras de la armonía y la paz que debe reinar entre los chilenos".

La nota, fue leída ante unos sesenta de sus partidarios que acudieron a saludarlo a su mansión, situada en el barrio santiaguino de La Dehesa.

Justificó su golpe de estado

En el mensaje, Pinochet manifiesta su convicción de que el golpe de Estado de 1973 "no tuvo otro norte que engrandecer a Chile y evitar su desintegración" y agrega que la violencia de los años 70 "obligó a las Fuerzas Armadas y de orden a intervenir para superar un conflicto que parecía insalvable".

Mientras su mujer leía el mensaje, el ex gobernante de facto (1973-1990), que permaneció sentado en la entrada principal de su casa, en algún momento se puso en pie, apoyado en un bastón y sonriente saludó sus adherentes con ambos brazos en alto.

En su misiva, el ex jefe militar también expresa su agradecimiento a sus camaradas de armas, muchos de los cuales se encuentran en la cárcel por delitos de violaciones de los derechos humanos.

"Hoy sufren la persecución y la venganza de quienes desencadenaron la confrontación cívica y la violencia que obligaron a las Fuerzas Armadas y de orden a intervenir para superar un conflicto que parecía insalvable", recalca.

No cabe reclamar castigos para los que evitaron que se extendiera y profundizara el caos
El texto agrega que "si al cabo de 30 años, quienes provocaron el caos y el enfrentamiento se han renovado y reinsertado en un Estado de Derecho, no cabe reclamar castigos para los que evitaron que se extendiera y profundizara".

Al terminar la lectura del mensaje, como todos los años y en medio de los vítores de sus partidarios, un grupo de mariachis le cantó la ranchera "El Rey", favorita del ex dictador (1973-1990).

Siente que sufre una "persecución política"

Con los agradecimientos de Lucía Hiriart a los seguidores de su marido, terminó el acto de desagravio al militar por lo que consideran "una persecución política" en su contra y que fue organizado por agrupaciones de ex militares, que esperaban una concurrencia masiva.

Esta vez, como ha ocurrido en los últimos años, los políticos de la oposición de derecha que sustentaron su régimen no acudieron a saludarlo, lo que sí se espera que hagan en el transcurso del día ex ministros y colaboradores del régimen militar.

Pinochet está procesado por varios delitos de violaciones de los derechos humanos y por fraude al fisco y uso de pasaportes falsos en el llamado "caso Riggs".

El caso fue abierto tras el descubrimiento de que tenía numerosas cuentas secretas en el exterior, en las que acumuló una fortuna de 26 millones de dólares cuyo origen no ha sido determinado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento