Lo aconsejan sólo como «última instancia» y matizan que es una decisión exclusiva del Consejo Escolar. Si un colegio lo propone, tendrán que votarlo representantes de padres, alumnos, profesores... y los padres no se pueden negar.