Juan Valderrama llega este martes 12 de marzo al Teatro Lope de Vega de Sevilla, un teatro que dice "le ha traído siempre mucha suerte", donde presentará su espectáculo '10 años sin playback', una década con la que el artista se siente "satisfecho", porque "he hecho cosas muy interesantes, y lo más importante, me he divertido", admite. Y para esta ocasión tan especial contará con la presencia de su madre Dolores Abril, que será la primera vez que pise el escenario de un teatro después de la muerte de su marido Juanito Valderrama.

"Desde que murió mi padre, mi madre entró en una depresión muy profunda y le ha costado mucho trabajo; pero esta vez lo he conseguido y me hace mucha ilusión", afirma Valderrama en declaraciones a Europa Preess, en las que añade que su progenitora "es una artista que ha tenido que renunciar a su propia carrera por ser pareja artística de su padre". "Los grandes son como el sol y si te pones demasiado cerca te quemas", agrega el cantante, a que también acompañarán Falete, "un artista de inspiración al que nunca sabes lo que se le va a ocurrir", y Rozalén, "cuya carrera está empezando y apunta a artista muy grande".

Así, este espectáculo reúne en tres actos lo que ha significado la carrera artística de Juan Valderrama a lo largo de estos diez años. Un recorrido por las canciones que compuso en sus cinco trabajos publicados 'La memoria del agua', 'Alfileres', 'Ilusión', 'Moderna tradición' y 'Sonidos blancos', seguido de un momento íntimo en el que a su manera, interpreta canciones y homenajea a sus artistas favoritos, como Serrat, Perales, Gardel, Lola Flores o Victor Manuel. Y no podía faltar una parte dedicada al flamenco, con cantes como milonga, farruca, soleá, guajiras y fandangos, sin olvidar un tributo al recuerdo de su padre Juanito Valderrama.

"Cada género te da una satisfacción y tiene una dificultad. Para mí el género de los géneros es el flamenco, es lo más profundo de todo lo que cantamos, quizás lo más difícil, y también creo que es la despensa musical de los otros géneros como la copla, que es una versión lírica del flamenco", asegura Valderrama, quien insiste en que en su música y en todo lo que hace el flamenco "está muy presente". Pero, matiza, "a mí me gusta tocar varios géneros porque no solo me gusta cantar flamenco", y, además, "soy una persona inquieta que ha escuchado mucha música y creo que me adapto bien a los géneros".

Asimismo, y cuestionado sobre cómo pesa la sangre, el artista reconoce que pese a que "no a todos los hijos les hacen herederos de la tradición familiar", en su caso el público flamenco y de la copa "quiere que sea otro Juanito Valderrama". "Mi relación con ellos siempre es complicada, en el sentido de que siempre intento corresponder a su expectativas y al cariño que me dan, pero de alguna manera hacerles entender que no soy Juanito Valderrama, que eso no se va a volver a repetir, y que yo no sería artista si no tuviera mi propia personalidad, mi propia música y mi propia manera de hacer las cosas".

Ahora bien, aclara, "llevo lo de ser Valderrama con mucho orgullo, porque me ha abierto muchas puertas y me ha dado mucho cariño de la gente, que también tiene que tener alguna contrapartida, que es la responsabilidad del apellido y la exigencia por parte del público; vaya una cosa por la otra, lo veo justo".

Y siguiendo con la tradición familiar, el artista se ha decidido ahora a hacer una versión de 'El emigrante', actualizada por el productor Alejo Stivel y en la que colabora 'El Langui'. "Desde que me hice artista mucha gente me ha dicho que grabara una versión de este tema, pero nunca me parecía que era el momento", pero "ahora que vivimos otra vez la situación que vivimos decidí grabarla e intenté salirme de lo establecido, porque para eso ya está la canción original".

Además, "quería acercarme al público más joven para que la canción, aunque es un clásico, siga de actualidad y la gente joven se acerque a ella", así que los reclamos, continúa, "eran por tanto un arreglo moderno de un productor que nada tiene que ver ni con el flamenco ni con la copla, y un gancho como El Langui, para que le diera el punto trasgresor que yo quería". Obviamente, "al purismo de la copla no le ha gustado, tienen que entender a quién me dirijo y por qué".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.