Los duques de Palma gastaron 3 millones de euros durante seis años en reformar su residencia del Palacio de Pedralbes, según un informe de la Agencia Tributaria al que ha tenido acceso la Cadena Ser. En dicho informe, incluido en el sumario del caso Nóos, se recogen los pagos a diversas empresas de reformas, decoración, diseño o jardinería entre 2004 y 2010.

Los mayores desembolsos se producen entre 2006 y 2007 El palacete fue adquirido por Iñaki Urdangarin y Cristina en octubre de 2004, y por él pagaron 5,8 millones de euros, con una hipoteca de cinco millones a pagar en 30 años. La residencia les salió más cara que su anterior propietario había pagado por Pedralbes 28 millones de pesetas en 1983.

Poco después llegaron ya las reformas de la residencia, según consta en un primer pago de ese mismo año a una notaría. La compra del Palacio coincide además con la llegada de Urdangarin al frente del Instituto Nóos, cuya presidencia dejó en 2006 por petición real.

El documento recoge pagos por importes superiores a los 3.000 euros cuyo desembolso total en 2005 ya superaba los 1,2 millones de euros. Según recoge Cadena Ser, el desglose del informe de Hacienda explica en qué se fueron esos tres millones de euros: más de 1,5 millones entre proyectos y obras generales, 51.000 euros más se los llevó la piscina y la cancha de tenis, 22.000 euros fueron para los baños de diseño; entre decoradores y carpinteros, otros 200.000 euros más... y así hasta alcanzar los 3 millones que suma el informe de la Agencia Tributaria.

Los mayores desembolsos se producen entre 2006 y 2007, fechas en las que los ingresos de Urdangarin se multiplicaban gracias a sus ahora cuestionados negocios. Ya había dejado Nóos, pero entró a formar parte de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, entidad heredera de Nóos y en la que se le presentó como consejero asesor y no como fundador.

Otras propiedades adquiridas

La visión de Iñaki Urdangarin para las oportunidades se remonta a 1998. Ese año compró junto a la infanta Cristina un piso con dos trasteros en la barcelonesa avenida de Pedralbes por 92 millones de pesetas. Seis años después el piso de los 92 millones lo vendieron en 2.224.268 euros.

Los negocios del duque de Palma iban viento en popa y decidieron comprar otra casa acorde a su nueva situación. Esta finca, conocida entonces como 'casa torre', ahora más por el Palacio de Pedralbes, fue la elegida.