La compañía Ence, que cuenta con una planta en la provincia de Huelva, ha destacado que el cambio de las condiciones retributivas de la energía con biomasa provoca "de manera directa e inmediata" el incremento de los costes de producción de Ence y "un importante" impacto en sus resultados. Ante esta situación, la compañía "se ve forzada a adoptar las anunciadas medidas de reducción de costes" como única vía para evitar "la pérdida de mercado y garantizar la sostenibilidad de la empresa".

En un comunicado, la empresa ha explicado que el modelo industrial que Ence ha impulsado en los últimos años, basado en el aprovechamiento integral del árbol para la producción de celulosa y la generación de energía con biomasa sólida derivada del proceso de fabricación de la celulosa, ha hecho posible a la compañía aumentar su competitividad y penetración en un mercado mundial "altamente competitivo" como es el de la celulosa.

De este modo, señalan que gracias a este modelo, Ence ha logrado hasta la fecha unos costes "competitivos" frente a productores como los brasileños, cuyos costes de suministro de madera son muy inferiores —prácticamente una tercera parte— a los españoles, dadas las condiciones climáticas de aquel país. Hay que resaltar que "los costes de la madera representan en torno al 60 por ciento del coste total de fabricación de la celulosa".

En este sentido, remarcan que la estrategia de inversión en energía de Ence ha sido "fundamental" para mejorar sus costes a través de las posibilidades que ofrecía la regulación eléctrica de apoyo a la cogeneración, la eficiencia energética y el desarrollo de la energía renovable.

Aseguran que estos han sido elementos "fundamentales" de la política industrial y medioambiental de España y, concretamente, del cumplimiento de los compromisos del país con Europa en materia de emisiones de gases de efecto invernadero.

Consulta aquí más noticias de Huelva.