Fernando León de Aranoa "refresca" la forma de ver los cuentos en 'Aquí yacen dragones'

  • El guionista y director de cine regresa a las librerías con una ficción escrita en 'backstages' y aeropuertos.
  • Aranoa explica que estos relatos han surgido de apuntes e ideas venidas a la mente "inevitablemente" a lo largo de los últimos años.
  • Amor, odio, amistad y crítica política encauzan esta retahíla de cuentos.
Imágen de archivo del director Fernando León de Aranoa
Imágen de archivo del director Fernando León de Aranoa
EFE

El guionista y director de cineFernando León de Aranoa trata de "refrescar" la forma de ver la vida y la percepción de la realidad con su desembarco en la ficción, Aquí yacen dragones (Seix Barral), un recopilatorio de 113 piezas narrativas que abordan el romanticismo, la amistad, la muerte, el orgullo y toda clase de sentimientos humanos en un plano atemporal y desde un tono, a veces divertido, a veces trágico.

Aranoa ha explicado que estos relatos han surgido de apuntes e ideas venidas a la mente "inevitablemente" a lo largo de los últimos años, a veces anotadas en el margen de un folio, y otras veces en la memoria a riesgo de perderlos, siendo una especie de "infidelidad" a su tarea como director, ya que han sido escritas en 'backstages' y aeropuertos.

Unos de estructura breve y otros de más extensión, se conjugan en un relato global en el que Aranoa aprecia un orden, una lógica, ya que algunos cuestionan los anteriores o vienen a reforzarlos, y otros son "áreas de descanso" para reflexionar.

Estos cuentos permiten viajar al lado más fantástico de la vida, de ahí el título, extraído de una leyenda antigua, que advertía a los hombres del riesgo de explorar tierras prohibidas, y en las que se inscribía este aviso.

Los cuentos relatan obsesiones y la forma de ver el mundo de su autor, siendo también algo autobiográficos en algunas frases, aunque no enteramente, poniéndose siempre del lado de la "exageración" de uno mismo para describir estados de ánimo.

Huir del determinismo

"Muchos cuentos intentan explicar la realidad más prosaica", ha dicho Aranoa, quien trata de huir de un cierto determinismo en la forma de vivir la vida, al confesarse interesado por cuestionárselo todo y buscar otras explicaciones.

Aranoa propone el juego de delegar las responsabilidades en elementos externos, donde, por ejemplo, las casas son culpables de los estados de vida de sus habitantes.

Amor, odio, amistad y crítica política encauzan esta retahíla de cuentos, que también hablan de sueños e incluso rinden varios homenajes a las palabras, pero no hablan de crisis.

*Consigue un ejemplar de Aquí yacen dragones en PopularLibros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento