Agencia Vibo Viajes
Vista de una oficina de Vibo, del grupo Orizona, en el centro de Bilbao, después del anuncio de su cierre. EFE

Un grupo de clientes de Vibo Viajes, agencia que pertenece al operador turístico Orizonia, se han concentrado a las puertas de la oficina en el Puerto de Santa María (Cádiz) para reclamar la devolución del dinero que habían entregado a cuenta de un viaje programado para agosto y que podrían perder como consecuencia del expediente de regulación de empleo (ERE) que ha llevado a cabo la empresa matriz.

Una de las clientes afectadas, Tamara García, ha indicado que en su caso concreto había contratado un viaje a Disneyland París el próximo mes de agosto junto a su pareja y su hija para celebrar la comunión de la menor.

En este sentido, ha explicado que la empresa les adeuda a ellos un 25% del viaje que iban a realizar, así como 1.000 euros en concepto de transporte aéreo que entregaron para reservar los vuelos.

Esta joven madre de familia, con escasos recursos económicos porque tanto ella como su pareja se encuentran en desempleo, ha asegurado que no está dispuesta a perder el dinero del viaje.

"Llevamos tres años ahorrando y ahora nos dicen que hemos perdido el dinero", ha lamentado, si bien ha insistido en que piensa quedarse a las puertas de la agencia de viajes —ya cerrada por orden de la empresa matriz— "hasta que me devuelvan lo mío", ha dicho.

No pierden la esperanza

Por su parte, otra de las afectadas, también madre de familia sin empleo, Olga Núñez, ha explicado que ella también contrató con esta agencia de viajes el mismo paquete turístico como regalo de comunión de su hija. En total, entregó 1.400 euros en concepto de reserva.

Según las afectadas, es posible que la empresa Barceló Viajes se haga cargo de parte de la compañía matriz. No obstante, han señalado que seguirán luchando porque la esperanza no la pierden. "Vamos a seguir luchando hasta que se solucione el problema", han concluido.

Por el momento, han expuesto su caso a asociaciones de consumidores y han creado una plataforma que aglutina a todos los afectados por la situación de la empresa para reclamar sus derechos.