El Ayuntamiento de Málaga dará un paso más en la renovación de distintos espacios del centro histórico. Así, la mesa de contratación de la Gerencia Municipal de Urbanismo ha propuesto la adjudicación de las obras del proyecto de reurbanización de calle Fajardo a la empresa Tecniobra Conservación e Infraestructura, S.L., por un importe de 98.099,07 euros y un plazo de ejecución de tres meses.

El proyecto está financiado en un 25 por ciento con fondos municipales y en un 75 por ciento a través del Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza España-Fronteras Exteriores, Poctefex, Proyecto Patrimonio 2CP.

Además, como continuación del proceso iniciado hace más de 15 años para dotar al centro histórico de la ciudad de una imagen de calidad, acorde con su importancia y con una determinante orientación hacia un uso preferentemente peatonal, se tratarán los espacios públicos y calles que conectan la plaza de la Constitución con calle Carretería y el cauce del Guadalmedina.

La calle Fajardo conecta perpendicularmente las calles Cisneros-Especerías con Compañía, cerca del cauce del Guadalmedina, en la parte occidental del centro histórico de Málaga.

El proyecto define las obras de urbanización de dicha calle, implicando la renovación completa de infraestructuras subterráneas y cambio de pavimentos. Concretamente, se propone acometer la reurbanización de esta calle para dotarla de una nueva configuración formal basada en criterios de diseño universal y en la mayor calidad de su pavimento.

Desde el Consistorio han indicado a través de un comunicado que en concreto se proyecta la renovación del pavimento de la calle, se modifican las redes de abastecimiento de agua y se refuerzan las redes unitarias pluviales para mejorar el drenaje de la zona; además de que se sustituyen los cables grapeados a fachada por canalizaciones subterráneas de compañías privadas.

Han indicado que se pretende que el proyecto de esta calle resulte satisfactorio a nivel estético y funcional, para lo que se ha cuidado la elección del tipo de material en función del uso al que se va a destinar, el despiece de cada parte del pavimento, sus combinaciones y formas de unión, y la integración con los elementos como arquetas y registros, bordillos y alcorques, mobiliario, vegetación, iluminación y señalización.

En cuanto a materiales, se aúna la tradición y la modernidad, han dicho, pero siempre cuidando la relación con los elementos y pavimentos existentes en el espacio circundante. El diseño permite a cualquier persona, y en particular a las personas con discapacidad, recibir los servicios ofrecidos en las distintas áreas en condiciones de seguridad, comodidad y autonomía suficientes y adecuadas a sus necesidades.

En el diseño se hace especial hincapié en la eliminación de barreras arquitectónicas, así que las rampas de rebajes peatonales no presentan más de un seis por ciento de pendiente; la pendiente transversal de acera es del dos por ciento, los rebajes peatonales se enrasan con el pavimento de calzada; y los rebajes de vehículos no afectan a la rasante de las bandas de circulación libre.

El plazo de ejecución es de tres meses. La carga turística y de servicios que se apoya en la zona objeto de esta actuación determina establecer unas condiciones de ejecución de las obras que sean compatibles con aquella. A tal efecto, se actuará por bandas alternas a lo largo de la calle, de manera que se garantice, en cada momento, la disponibilidad peatonal de, al menos, el 50 por ciento de la vía.

Además, dada la singularidad de la calle y el número de comercios y locales existentes, la ejecución de las obras se realizará manteniendo las condiciones mínimas de vialidad y de accesibilidad, tanto a comercios como a viviendas. Por ello se cuidará especialmente la señalización y balizamiento de la obra; se colocarán pasarelas y pasos que faciliten los accesos a los comercios y viviendas, y se garantizará el mantenimiento de los servicios de infraestructura y la adopción de las medidas de seguridad y vigilancia vigentes.

Consulta aquí más noticias de Málaga.