El exdirector general de Caja Navarra, Enrique Goñi, ha asegurado que los viajes organizados por la entidad para sus clientes eran "una inversión" y "un negocio" y ha destacado que la CAN "no era la única empresa que hacía este tipo de inversiones".

Goñi ha señalado, en su segundo turno de palabra en la comisión de Economía y Hacienda del Parlamento, en la que está detallando su gestión al frente de la entidad, que estos viajes consistían en "llevar a los empresarios o directivos clientes de la CAN para que viesen in situ los servicios internacionales de la entidad".

Con estos viejos, ha resaltado, se quería que "fuesen conscientes de que podíamos dar una respuesta plena a sus servicios internacionales, y lo conseguimos, de hecho, porque internacional pasó a ser una fuente de ingresos muy relevante en CAN".

Así, Goñi ha incidido en la idea de que los viajes suponían "una inversión, un negocio", al tiempo que ha destacado que Caja Navarra "no era la única empresa que hacía este tipo de inversiones". "Las hacen muchísimas empresas y las volverán a hacer, porque solamente se entienden en términos de inversión", ha sentenciado.

Además, el exdirector de Caja Navarra ha puesto de relieve que "70 euros son los que vale un viaje en helicóptero de 10 ó 12 minutos" y ha desmentido la existencia de tarjetas prepago. "Eso es falso", ha afirmado.

"no se concedían prestamos blandos a consejeros"

Por otro lado, Goñi ha negado que la entidad concediese préstamos blandos a consejeros. "No han existido préstamos blandos a consejeros", ha defendido, para asegurar que ningún consejero "ha tenido financiación por debajo de las condiciones de mercado". "Eso es falso, lo desmiento rotundamente", ha agregado.

Asimismo, sobre la Junta de Entidades Fundadoras, Goñi ha explicado que se creó a raíz de la reforma estatutaria del 2010. Según ha detallado, en el acta constitutiva de la Junta se manifiesta que "tiene como funciones principales la emisión de informes preceptivos y no vinculantes, el seguimiento de la situación financiera y patrimonial de CAN y el seguimiento de la actividad de los órganos de gobierno de la entidad".

En este sentido, ha remarcado, tras defender la legalidad de las dietas que se cobraban por la asistencia a las reuniones, que la Junta de Entidades Fundadoras buscaba "evitar faltas de sintonía con las entidades fundadoras de la Caja, el Gobierno y el Ayuntamiento de Pamplona" y que "su participación no se limitara a nombrar consejeros".

También se ha referido Goñi a su nombramiento como director de Caja Navarra. Ha recordado que fue propuesto como director general en enero de 2002 y que le nombró "el Consejo de Administración, no una persona". "Mi nombramiento no se hizo contra la opinión del Banco de España y no percibí una destitución", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Navarra.