Los Profesionales de las Bibliotecas de Gran Canaria (Abigranca) y Tenerife (Probit) han hecho un llamamiento común, coincidiendo con el Día de las Letras Canarias, para expresar su malestar por los "fuertes recortes" en cultura y fondos bibliográficos.

En una nota de prensa, estas asociaciones profesionales han manifestado que las bibliotecas canarias han sufrido en los últimos años "un recorte tras otro" tras la supresión de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas en octubre de 2010, que pasó a fusionarse con la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural.

Según estas asociaciones, desde que comenzó el Proyecto BICA (Red de Bibliotecas Públicas de Canarias) se han realizado más de dos millones de préstamos en las bibliotecas adscritas al mismo, contando actualmente con 307.211 socios en el sistema y visitándolas en el último año casi 3,7 millones de usuarios, lo que "habla bien a las claras de la enorme importancia que le conceden los ciudadanos a los servicios prestados en aquellas y la respuesta a sus necesidades culturales".

Abigranca y Probit señalan también que los recursos de las bibliotecas públicas de Canarias se han "estancado" porque desde el año 2011 no se recibe aportación alguna para la adquisición de nuevos fondos documentales ni por parte de la Comunidad Autónoma ni por parte de la Administración General del Estado.

Por otra parte, explican que el soporte técnico que recibía el programa Absysnet a través de la estructura de la Consejería de Cultura se ha visto suprimido con el cese de la persona que venía desempeñando estas funciones, derivándose éstas a las dos Bibliotecas Públicas del Estado, con la consiguiente "sobrecarga" que representa para las citadas bibliotecas.

En opinión de estas asociaciones, "se pone de relieve una vez más la falta de sensibilidad del Gobierno canario ante la cultura y, en particular, ante las bibliotecas, lo cual viene a sumarse a situaciones tan insólitas como la inexistencia de una Ley Canaria de Bibliotecas, hecho que convierte al archipiélago en la única Comunidad del Estado en que se da esta situación".

Por ello, concluyen que en el Día de las Letras Canarias, dedicado a Viera y Clavijo, además de mostrar la relevancia de esta figura, las personas que prestan servicio en las bibliotecas públicas de las islas "están obligadas a manifestar que, sin unos presupuestos mínimos que permitan llevar a cabo la labor social y cultural que las bibliotecas tienen encomendada, se resiente la calidad de vida de la ciudadanía, se agudiza la brecha digital, el analfabetismo funcional y el alejamiento definitivo de muchas personas de la lectura y la cultura en general".