El doctor José Mario López Saca, colaborador del equipo de Medicina Paliativa de la Clínica Universidad de Navarra, ha defendido que "el uso de la morfina en pacientes terminales para tratar el dolor y disnea está ampliamente justificado".

Este médico internista, según ha informado la Universidad de Navarra en una nota, ha participado en una jornada del Máster de Bioética de la Facultad de Medicina en la que ha destacado que "la revisión de los estudios clínicos realizados hasta la fecha revela que la morfina y otros opioides no mata a los pacientes sino a los síntomas".

Asimismo, ha argumentado que "en el ámbito clínico, aunque se ha demostrado que los opioides son efectivos para tratar dolor y disnea, existe miedo a utilizarlos por la incertidumbre sobre su seguridad en el paciente al final de la vida, y se recurre al principio ético del doble efecto (uno bueno y otro malo) para justificar su uso".

En su opinión, desde los años 80 la morfina se ha convertido en el fármaco más utilizado para tratar la disnea en pacientes terminales con gran beneficio clínico. También ha señalado que reduce la sensación de ahogo y la ansiedad que experimentan.

Asimismo, el experto, que es también investigador del Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra (Programa Atlantes), ha asegurado que "todos los estudios sobre supervivencia y opioides en los últimos 25 años reportan que el uso juicioso de morfina no acorta la vida de los pacientes".

Otro aspecto analizado por López Saca ha sido el posible efecto de los opioides en el crecimiento tumoral y sobre la inmunidad. "Los estudios realizados hasta la fecha son en modelos animales y muchos se contradicen (unos hablan de mejora del sistema inmune y otros de empeoramiento), incluso, en el caso de que futuros estudios demostraran que los opioides promueven el crecimiento y propagación del cáncer, este efecto negativo se vería compensado por los efectos positivos de un alivio adecuado del dolor y la disnea, disminuyendo comorbilidad y, por tanto, evitando un acortamiento de la vida", ha defendido.

"niños medicamento"

Durante la jornada otro de los temas que se ha tratado ha sido el de "los bebés o niños medicamento con finalidad terapéutica, producidos mediante técnicas de reproducción in vitro que sirven como donantes de material hematopoyético para tratar a un hermano enfermo", según ha explicado Ana Patiño, del departamento de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra.

Patiño se ha referido a "los aspectos científicos y éticos que subyacen a su creación", como "la tecnología utilizada o el diagnóstico genético preimplantacional" y ha expuesto los principales asuntos éticos como "la instrumentalización del ser humano que en este caso se produce", así como "el destino de los embriones producidos en el proceso".

La Jornada de Actualización en Bioética ha contado con la participación de juristas, especialistas de la Clínica Universidad de Navarra y otros expertos como el obispo de Bilbao, Mario Iceta Gavicagogeascoa, doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra.

Consulta aquí más noticias de Navarra.