La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha exigido a las autoridades con competencias en materia de seguridad —tanto autonómicas como del Gobierno central— la "inmediata puesta" en marcha de un "plan de choque coordinado" que permita hacer frente a la "oleada de cientos" de robos que se está produciendo en el medio rural y que han alcanzado cotas "sin precedentes" en las comarcas de Utiel-Requena y l'Horta Nord.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, ha destacado en un comunicado que el problema de la delincuencia en el sector agropecuario valenciano "está alcanzando este año cotas sin precedentes". "Quizá sea la crisis económica la que está contribuyendo a disparar el número de robos, pero lo que está claro es que no podemos seguir así", ha advertido.

Según la organización, "los agricultores y ganaderos asisten impotentes a una sucesión diaria de robos en pozos, granjas, huertos y todo tipo de infraestructuras sin que las autoridades estén ofreciendo una respuesta a la altura de esta lacra".

AVA-Asaja entiende que la comisión de seguridad, creada por la Delegación de Gobierno junto a las organizaciones agrarias para efectuar un seguimiento de la incidencia de la delincuencia rural, "debe dar un paso más y promover con carácter de urgencia un plan de acciones concretas y contundentes que permita frenar la avalancha de asaltos que está asolando las zonas rurales valencianas".

A lo largo de los últimos meses, los socios de AVA-Asaja han constatado un "paulatino aumento" tanto en el número como en la frecuencia de los robos. Aunque ninguna comarca es inmune a los "estragos" de los ladrones, en las tres últimas semanas las de Utiel-Requena y l'Horta Sud, los han padecido con "mayor rigor e intensidad".

"hastío e impotencia"

De acuerdo con la delegación comarcal de AVA-Asaja en Utiel-Requena, "sólo durante ese tiempo se han estado registrando una media diaria de entre siete y ocho asaltos, sobre todo en pozos de riego y granjas". "La sensación de hastío e impotencia es tal que en muchos casos los granjeros optan por no colocar el candado en la puerta con el objeto de evitar así los destrozos adicionales que provocan los delincuentes al forzar la cerradura cuando entran a robar sus animales", según esta fuente.

En l'Horta Sud, y más en concreto en Picassent, fueron asaltados seis pozos de riego en menos de 15 días. El valor de los desperfectos y del material sustraído superó los 150.000 euros y, además, los daños causados impidieron que se pudiese restablecer el servicio de riego durante más de una semana.

"Son sólo los últimos casos de un problema que se repite en todas las comarcas y que está fuera de control. Nos hemos dirigido por escrito a la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, pidiéndole que tome cartas en el asunto. Es preciso actuar de forma coordinada, agilizar el sistema de denuncias, disponer de más medios humanos y técnicos, endurecer el Código Penal para combatir la reincidencia y, en definitiva, poner en marcha un plan de choque que permita combatir con eficacia la delincuencia en el medio rural", ha precisado Aguado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.