Francisco Marco, de Método 3
Fotografía de 2008 del director de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco. EFE/ARCHIVO

La policía ha detenido a cuatro personas por revelación de secretos en relación con la supuesta trama de espionaje político de Cataluña. Se trata del director de la agencia de detectives Método 3, Francisco Marco, la directora de la oficina en Barcelona, Elisenda Villena, y dos de sus ya exagentes, Julián Peribáñez y Álex Borreguero.

El delito del que se les acusa sería el de "revelación de secretos" e ir contra la intimidad de las personasLos cuatro han sido trasladados a dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña. Según fuentes de la operación en estos casos hay un margen de 72 horas hasta que los detenidos pasan a disposición judicial y está previsto que los arrestados declaren en las próximas horas. Las fuentes consultadas han avanzado que el delito del que se les acusa sería el de "revelación de secretos" e ir en contra de la intimidad de las personas.

Villena, hermana de la asesora jurídica del PSC, Anna Villena, reconoció el pasado jueves haber trabajado para los socialistas catalanes, concretamente haciendo "barridos" en su sede". No obstante, en una entrevista en Rac1, aseguró que esos trabajos para el PSC no incluyeron escuchas relacionadas con la exnovia de Jordi Pujol y la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho. "Ni he escuchado ni sabía ni que se hubiesen reunido. Todo esto ni sé de dónde sale ni por qué me meten en medio. Solo he estado una vez para cenar en La Camarga", señaló .

Por su parte, Francisco Marco, acudió a la Policía el viernes para declarar voluntariamente y advirtió de que Peribañez (uno de los detenidos) y otro exempleado (Antonio Tamarit, exdirector de la oficina en Madrid) chantajearon a la empresa. Según Marco, le pidieron 50.000 euros cada uno para dejar de filtrar a la prensa información de Método 3. Además, afirma que con Elisenda Villena mantienen un litigio laboral pero confía en su confidencialidad sobre la empresa.

Las detenciones se han producido tras una cumbre policial en Madrid Las detenciones se han producido después de una cumbre policial en Madrid en la que se ha analizado la supuesta trama de espionaje político en la comunidad catalana, a la que han asistido el director adjunto operativo de la policía, Eugenio Pino, y el jefe superior de policía de Cataluña, Agustín Castro.

La supuesta trama saltó a la luz después de que se publicase que la agencia Método 3 había grabado a la líder del PP catalán, durante una reunión en un restaurante de Barcelona con María Victoria Álvarez, expareja sentimental de Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente Jordi Pujol, en la que Álvarez relató a la popular los viajes que hizo con su exnovio a Andorra con grandes cantidades de dinero en billetes de 500 euros, tal como denunció ante el juez Pablo Ruz, de la Audiencia Nacional, el pasado 17 de enero.

Dos ex-detectives admiten las escuchas a Sánchez-Camacho

Los exdetectives de la empresa Método 3 detenidos acusados de revelación de secretos (Borreguero y Peribáñez) han reconocido a la Policía haber hecho la grabación del almuerzo en 2010 entre Camacho y Álvarez.han reconocido a la Policía haber hecho la grabación del almuerzo en 2010 entre la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y la exnovia del hijo de Jordi Pujol, según fuentes de la investigación. Ambos agentes reconocieron los hechos a la Policía, pero argumentaron que lo hicieron siguiendo órdenes de sus superiores.

Esta grabación se realizó en julio de 2010 en el Restaurante La Camarga de Barcelona, donde se citaron ambas mujeres para comer. En el marco de esa conversación, Victoria Álvarez relató a la dirigente popular aspectos de su relación con el hijo de Jordi Pujol, incluyendo la posible comisión de delitos de blanqueo de dinero. La propia Alicia Sánchez-Camacho ha tenido oportunidad de escuchar la grabación y reconocer que una de las voces es la suya.

Ni Sánchez-Camacho —quien presentó una denuncia por estos hechos ante la Policía Nacional— ni Victoria Álvarez tenían conocimiento de estar siendo grabadas, lo que consiste un posible delito penado con varios años de cárcel, según el Código Penal.

La cúpula de Interior estuvo en el mismo restaurante

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y otros mandos policiales y representantes del Ministerio celebraron una cita el pasado mes de abril en el Restaurante La Camarga de Barcelona, el mismo lugar en el que fueron espiadas Sánchez-Camacho y Álvarez. No hay constancia de que la cúpula de Interior fuera espiada.

Según han informado fuentes conocedoras del encuentro, el ministro y el resto de la expedición acudió al restaurante para comer el 30 de abril de 2012, tras la visita realizada al CIE de la Zona Franca de Barcelona. Junto a los ya citados, se encontraba el jefe superior de Policía de Cataluña, Agustín Castro, y el máximo representante de la Guardia Civil en Cataluña, Ángel Gozalo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.