Joaquín Almunia:
"La economía española necesita un ajuste gradual"

Es el Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea.
Almunia posando con 20 Minutos. (Jorge París)
Almunia posando con 20 Minutos. (Jorge París)
Jorge París

Vive en tránsito permanente. Llega a Madrid procedente de Bruselas, donde vive, tras visitar Hungría. Y está a punto de subir al AVE para ir a Córdoba, desde donde irá a Sevilla. Allí cogerá un vuelo hacia la capital europea. Es la nueva vida de Joaquín Almunia, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE. Hablamos de economía, su tema, y rechaza preguntas sobre política.

¿Para cuándo una nueva subida de tipos de interés? ¿Qué nos espera en 2007?

Los mercados esperan con casi total certeza que el Banco Central Europeo suba los tipos oficiales del 3,25% actual al 3,5% en diciembre. A partir de ahí no sé que hará, pero el BCE no toma sus decisiones según sea el IPC del mes anterior, sino analizando previsiones y expectativas de inflación a medio plazo para garantizar la estabilidad de los precios en la zona euro.

¿Cómo afectará a las familias españolas, muy endeudadas, la subida de tipos?La actual orientación de la política monetaria y la evolución de los tipos de interés no supone un freno al crecimiento. Creemos que en 2007 eso va a seguir sendo así. De todas formas, los tipos de la hipotecas como el euríbor no los decide el BCE, sino el mercado. En el caso de España y otros países europeos hay elementos peculiares como el grado de endeudamiento de las familias, que ha subido en los últimos años por la adquisición de vivienda vinculada a préstamos hipotecarios a tipo variable. Si el euribor sube, eso afecta a la renta disponible de las familias.

Pero eso parece no preocupar a las autoridades económicas españolas.

Es verdad, como dicen el gobernador del Banco de España y el vicepresidente económico, que las familias tienen en su balance un activo –la vivienda- que está muy bien valorado porque su precio ha subido mucho. Pero no en cuanto a la renta disponible, que incide sobre la capacidad de consumo. Una subida del tipo de interés afecta esa capacidad de consumo de las familias. Otra cosa es si le afecta mucho o poco. Si el ajuste es gradual, es conveniente para la economía española porque ha recibido un impacto muy expansivo de la política monetaria, y eso también genera problemas a nuestra economía. De hecho, las previsiones de crecimiento de la UE para España, con subidas del 3,4 en 2007 y del 3,3 en 2008, son más optimistas que las del propio Gobierno español.

BIO Este economista bilbaíno de 58 años, casado, con dos hijos y sufridor del Athletic, llegó a Bruselas en abril de 2004 para sustituir a Pedro Solbes. Pasó por la UGT (1976-1979) y fue ministro de Trabajo (1982-1986) y de Administraciones Públicas (1986-1991) con el PSOE. Elegido secretario general del partido en 1997, perdió las elecciones con Aznar el 12 de marzo de 2000 y dimitió esa misma noche.

¿Puede bajar el precio de los pisos en España, como en Japón y EEUU?

Hay que esperar que no para que el ajuste sea gradual. Esperamos que sigan subiendo, pero no a los ritmos de años anteriores. Y que los tipos no crezcan tanto como para crear problemas a las familias que tengan una hipoteca. Así, las familias tendrán un bien muy importante como la vivienda bien valorado y no sufrirán para pagar la hipoteca y atender al resto de los gastos.

¿Qué pasa en otros países europeos?Hay algunos que nos tienen mucha envidia porque hemos tenido una importante actividad constructora, que ha creado muchos puestos de trabajo y ha animado la actividad económica por encima de la media europea. Pero claro, hay otros como Irlanda, Holanda o Portugal que tienen la misma situación que España, donde las hipotecas han crecido mucho y los tipos de interés son variables.

¿Quiere decir que se ha acabado el boom inmobiliario y por eso los constructores compran eléctricas? Está claro que el sector inmobiliario no puede crecer al mismo ritmo que lo ha hecho en los últimos años, no sólo por la vivienda sino también por la obra pública. Creo que hacen bien las constructoras españolas –y tenemos seis de las 10 más grandes del mundo- en invertir en otros países y en otros sectores porque no hay bien que cien años dure.

¿Por qué ha criticado el papel del Gobierno español en la opa de E.ON a Endesa?

Yo soy crítico contra toda medida proteccionista la adopte quien la adopte. Los españoles tenemos muy clara conciencia de los enormes beneficios de la apertura de fronteras. Siempre nos ha ido bien cuando hemos levantado las fronteras y nos ha ido mal cuando hemos levantado muros. Y lo mismo podemos aplicarlo a Europa, que ha mejorado gracias a esa apertura de fronteras. Sería un enorme error que en este momento, donde tenemos una economía global donde cada vez hay más países y mas protagonistas económicos que se mueven a escala global, en Europa se empezaran a levantar barreras.

¿Aunque eso suponga perder el control de un sector estratégico como el energético como dice el Gobierno?No podemos mirar las cosas fijándonos en un solo aspecto. Porque ahora mismo una eléctrica epañola (Iberdrola) está intentando comprar una británica, hace poco constructoras españolas han anunciado inversiones fuera, tenemos grandes inversiones en América Latina… Nuestro crecimiento en las últimas décadas se explica en parte por la enorme aportación de inversión extranjera que hemos recibido. Hay beneficios siempre que se incrementan los intercambios. Pero los intercambios tienen que se en los dos sentidos. Nadie te va dar nada si no estás dispuesto a dar algo de tu parte.

¿En qué saca mejor y peor nota la economía española?Saca buena nota en crecimiento y en creación de puestos de trabajo. Y saca peor nota en evolución de la productividad, utilización de nuevas tecnologías y en capacidad de tener empresas muy dinámicas en sectores de tecnologías avanzadas.

Mucho empleo, sí, pero de baja calidad.

Sin duda, la calidad del empleo se reparte de forma muy desigual. Hay un tercio de los empleos temporales y eso lleva a una mala utilización de los recursos humanos y de la formación de nuestros trabajadores, y dificulta que los jóvenes puedan diseñar su propio futuro. Hay que esforzarse en aplicar las medidas que se han adoptado para combatir la temporalidad.

Las Bolsas están disparadas y la española, más. ¿Cómo se ve eso desde la Comisión?

Es la consecuencia de unas empresas europeas con unas cuentas de beneficios muy saneadas y boyantes, y con mucho dinero para invertir, en parte porque también pueden tomar dinero prestado a un bajo interés. Eso es un síntoma de que hay optimismo y confianza en el futuro. Pero a su vez los expertos avisan de que nos estamos acercando a los niveles máximos.

¿Por qué suben más los precios en España?

Es importante analizar los costes laborales unitarios. España está por encima de la media de la UE año tras año junto con Italia y otros países, lo que nos lleva a pérdidas de competitividad importantes. Es un tema que preocupa a las autoridades comunitarias y España tiene que introducir mejoras de productividad y de competitividad a medio y largo plazo.

Pero Europa tiene notables diferencias de productividad respecto de Japón y de los EEUU.

Es cierto que en EEUU y en Japón se trabajan más horas y hay más productividad. En Europa tenemos una buena productividad, pero cada vez trabajamos menos horas, con lo que el resultado es menos productividad. Además cada año esas diferencias van creciendo porque los jóvenes tienen más dificultades para incorporarse al mercado de trabajo, y lo hacen más tarde, mientras se adelanta la edad de jubilación. O sea, que los años de trabajo son más cortos pero vivimos más años.

Y la inflación española se ha moderado, pero sigue muy por encima de la media europea Está bajando mucho por el descenso del los precios del petróleo y otras circunstancias como el cambio de la estructura del crecimiento, pero es cierto que desde la creación de la Unión Económica y Monetaria, en 1999, España ha estado permanentemente por encima de la media de la zona euro y va a seguir así en 2007 (2,1 para la eurozona y 2,8 para España) y 2008 (1,9 y 2,7, respectivamente).

Una de sus principales preocupaciones es el envejecimiento de la población. ¿Peligra el estado del bienestar europeo?

Hay un estudio europeo que nos avisa de que, si no tomamos medias, en 2050 tendremos que dedicar cuatro puntos del Producto Interior Bruto (PIB) a las ayudas y las pensiones para una sociedad muy envejecida. Eso solo es sostenible si se adoptan decisiones de reforma del sistema de pensiones y de reducción de los déficits públicos de los Estados. Hay seis países europeos en alto riesgo, nueve en zona intermedia –España entre ellos-, y diez con menos riesgo porque ya han puesto en marcha algunas de esas reformas necesarias. Pero estoy convencido de que todos los países acabaran tomando esas medidas porque le están viendo las orejas al lobo.

¿Puede ayudarnos la inmigración a solventar esos problemas?

Lo cierto es que trabajamos con estimaciones de flujos migratorios, pero son muy difíciles de determinar. Cada vez más va a haber una estrategia europea decidida por los 25 países miembros de la UE. Con las estimaciones actuales digamos que los problemas se trasladan unos años, pero no desaparecen. A partir del año 2030 ya no encontramos los beneficios que ahora reporta a nuestras economías la llegada de inmigrantes porque los que llevan años aquí empezarán a cobrar sus pensiones.

Quizá se crea mucho empleo, pero también de baja calidad.

Sin duda en España las cifras de empleo son extraordinariamente brillantes pero la calidad del empleo se reparte de forma muy desigual. Hay un tercio de los empleos temporales porque han ido creciendo durante los últimos 10 o 15 años, y estamos muy por encima de otros países europeos. Pero hace poco el Gobierno, los sindicatos y los empresarios han pactado medidas para tratar de paliar ese abuso de la contratación temporal. Espero que tengan éxito porque hay trabajos de naturaleza temporal, ligados al turismo, a la construcción o a otros sectores, pero hay otros de naturaleza más permanente que no tienen por que utilizar ese tipo de contrato. Eso lleva a una mala utilización de los recursos humanos y de la formación de nuestros trabajadores, y dificulta que los jóvenes puedan diseñar su propio futuro. Hay que esforzarse en aplicar las medidas que ya se han adaptado y, si es necesario, tomar nuevas medidas.

Tras el salto de 15 a 25 países miembros en la UE, ¿es partidario de replantearse cómo se deben hacer las futuras ampliaciones?

Creo que la última ampliación esta siendo un éxito económico para los que se integraron y para los que ya estábamos en la UE. Y está siendo un éxito político, aunque con dificultades, porque los españoles sabemos muy bien que la transición democrática tiene dificultades que superar. Pero ver a esos países integrados, con más libertad, más protección de los derechos humanos y mas garantías de futuro, es un enorme éxito y creo que la siguiente ampliación, cuando se produzca, tiene que ser igual.

¿Qué va a pasar con la Constitución Europea? Hay muchas dificultades que superar porque hay dos países, Francia y Holanda, que dijeron “no” y otros seis o siete que no tienen ninguna predisposición a ratificar la Constitución actual, pero yo confío en que entre la presidencia alemana del próximo semestre y la nueva situación política en Francia tras las próximas elecciones de mayo-junio de 2007, empecemos a ver una salida a ese proceso.

En dos palabras: "Pago dos hipotecas"

¿Paga hipoteca? Dos, una en España y otra en Bélgica.

¿Quién administra el dinero en casa? Las grandes cantidades, yo. Las pequeñas, a medias.

¿Gasta en caprichos? Sí, música clásica, libros, una buena comida o cena con los amigos y algún viaje, por supuesto.

¿Pero aún le quedan ganas de viajar? Sí, muchas.

¿Canta en la ducha? No.

¿Tiene sueños eróticos? Duermo tan profundamente que no me acuerdo, pero me gusta vivir eso a lo que usted se refiere en vivo.

¿Canta en el karaoke? No.

¿Reza? No.

¿Dice mentiras a veces? Las justas.

Sin respirar: "Hablo poco, a veces"

Adora. La música.

Detesta. La corrupción.

Teme. Un atraco.

Aspira. A vivir feliz.

Colecciona. Música clásica.

Una manía. Tengo varias, pero no me acuerdo.

Un defecto. Hablo poco, a veces.

Una virtud. Trato de seguir siendo una persona normal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento