El número de casos de acoso o intimidación en centros escolares ('bullying') han descendido de 39 a ocho en el último curso, en el que además han descendido las incidencias reflejadas, aunque aumentan los alumnos implicados en las mismas, aunque también lo hacen las actividades para la mejora de la convivencia que realizan los centros.

Así se ha puesto de manifiesto en la reunión del Pleno del Observatorio de la Convivencia Escolar de Castilla y León, que se ha desarrollado este martes en el IES Julián Marías de Valladolid, uno de los centros cuyos alumnos han recibido premios a la convivencia.

El director general de Política Educativa Escolar, Fernando Sánchez-Pascuala, y el secretario del Observatorio, José Ignacio Recio, han hecho un repaso por los datos de los últimos cinco años y la comparativa de este curso con respecto al anterior.

Entre estos datos se desprende que el número de casos de acoso o intimidación comunicados a los Servicios de Inspección han descendido de los 39 del curso 2010/11 a los ocho del 2011/12 (desde los 99 del curso 2006/07), una bajada que también se ha registrado en las incidencias de convivencia, que bajan de las 26.877 a 23.460, éstas últimas en 1.116 centros. Sin embargo, se incrementa el número de alumnos implicados en estas incidencias, que pasan de 8.552 a 8.864, lo que suponen un 2,44 y un 2,53 por ciento, respectivamente, sobre el número total de alumnos, que casi suman los 364.000 en toda la Comunidad.

Por lo que se refiere a los "lamentables" casos de acoso, Sánchez-Pascuala ha indicado que a pesar de conductas de este tipo, tanto víctima como agresor no dejan de ser alumnos y por eso en ambos casos reciben ayuda, no sólo una sanción, sino también una formación.

En términos generales, considera que, desde su puesta en marcha en 2005, éste es uno de los proyectos más importantes porque ha supuesto la implicación de más de 1.200 coordinadores de convivencia y más de 37.000 profesores de centros públicos y privados concertados para trabajar en un problema que es "pan de cada día" pero totalmente normal.

El director general ha destacado el hecho de que desde el curso 2006/07 se hayan incrementado las actividades de convivencia en los centros educativos y se hayan alcanzado las 6.629 en el último, una cifra que "no es pequeña" y que suponen cinco actividades por centro aproximadamente.

Por su parte, José Ignacio Recio ha señalado la "estabilidad" en muchos de los datos que, ha recordado, se refieren a los centros que "anotan" o registran estos conflictos, algo que cree que es necesario hacer sobre todo en aquellos en los que se consideran de más gravedad, ya que en todos se producen, algo que ve normal en lugares donde hay convivencia humana.

Menos reincidencia

Recio ha destacado, por ejemplo, el descenso que se ha registrado en el caso de los alumnos reincidentes (de 3.388 a 3.110 casos) y multirreincidentes (de 1.581 a 1.470) así como las incidencias relacionadas con el desarrollo de las tareas académicas, la "disrupción escolar", que han pasado de 21.877 a 18.534.

Por lo que se refiere al número de expedientes abiertos al alumnado, también hay una descenso y pasan de 958 a 841, lo que supone el 0,24 por ciento sobre el alumnado total, aspecto en el que el secretario del Observatorio ha incidido no por la importancia de su bajada cuantitativa sino porque se han incrementado los procesos de acuerdo reeducativo o procesos de mediación que suponen alternativas a la sanción.

José Ignacio Recio ha asegurado que este número significa una innovación conciliadora y más educativa que se puso en marcha en el curso 2007/08 y en este tiempo ya suponen el 16 por ciento del total de actuaciones de corrección.

En referencia a este tipo de casos, Sánchez-Pascuala considera que hay un mayor control y se trata de grupos de alumnos reducidos que requieren un tratamiento pedagógico adecuado, pero no cree que su número sea significativo, sino que ve más importante que haya un control y vigilancia estricto por parte de los centros sobre estos alumnos con problemas y tener como objetivo reeducar.

Durante el acto, también ha tenido lugar la entrega de diplomas a los estudiantes galardonados con los Premios a la Convivencia entre el Alumnado, correspondientes al curso escolar 2011-2012, donde han expuesto los principales aspectos de los proyectos y actuaciones por los que han sido distinguidos.

Buenos resultados

En este marco, el director del Julián Marías, Vicenciano Escudero, ha explicado que en el caso de este centro desde que se inició el programa de convivencia se incluyó en la programación anual del mismo y hubo un compromiso para mejorar la convivencia, algo que cree que han conseguido.

Escudero ha reconocido que esta iniciativa es uno de los mayores aciertos porque no sólo permite mejorar la convivencia, ya que si ésta es mejor, hay un mayor rendimiento escolar, por lo que ha animado a todos los centros a impulsar esta cuestión.

El alumno premiado en la categoría individual de Infantil y Primaria ha sido Juan, del CEIP 'Jueces de Castilla', de Burgos, quien explicado algunas de las actividades que llevan a cabo que, además de mediar y mantener limpios los patios, en su caso supuso ayudar a un compañero durante una estancia en Inglaterra en la que el otro alumno tenía dificultades para comprender a la familia y entenderse con ellos.

En la categoría colectiva, los galardonados han sido los alumnos de cuarto, quinto y sexto de Primaria del CEIP 'La Arboleda', de Soria, dos de cuyos representantes, Olivia y Luis, han indicado que tratan de favorecer un clima de convivencia en el centro y mediar, "todo con el diálogo".

Por su parte, Alicia, Rocío y Patricia, del IES 'Julián Marías' de Valladolid han recibido ex aequo el premio en la categoría individual de ESO, Bachillerato o Formación Profesional. Alicia y Patricia han explicado que los viernes abren un aula en los recreos para que los alumnos con problemas puedan acudir para buscar la mediación, han organizado concursos o han pronunciado charlas sobre convivencia en otros centros.

Finalmente, al grupo 'Álvaro Solidario' del IES 'Álvaro Yánez' de Bembibre, en León, se le han otorgado la máxima distinción en la categoría colectiva de esta segunda modalidad. Este centro, han explicado María y Romina, lleva seis años con la iniciativa y casi 300 alumnos han realizado alguna actividad que consisten en visitas a Cáritas, residencias, centros de educación especial o incluso salir a felicitar las fiestas y "hacer más feliz" la vida de las personas que lo están pasando mal.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.