La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a 23 años de cárcel a un hombre por golpear, agredir sexualmente e intentar asesinar a una joven de 21 en la madrugada del 30 de mayo de 2008 en Magalluf, causándole heridas que a causa de su gravedad podrían haber resultado mortales de haber evolucionado sin asistencia médica. Tras recibir dos puñaladas, la víctima aparentó estar muerta hasta que, una vez él abandonó el lugar, salió a pedir ayuda.

Se trata de unos hechos por los que Mohamed Fadel E.A. fue juzgado el pasado mes de enero por el tribunal de la Sección Primera, que le impone en su sentencia la misma pena que solicitaba la Fiscalía por un delito de agresión sexual con acceso carnal -por el que le ha condenado a once años de cárcel- y otro de asesinato en grado de tentativa -doce años-.

Durante la vista oral, el reo, quien se negó a responder a las preguntas del Ministerio Público, alegó que le fue diagnosticada una enfermedad mental relacionada con la drogadicción y que en aquella época era consumidor de cocaína. Así, en respuesta a las que le formuló su abogado, Carlos Portalo, incidió en que consumía los estupefacientes desde 2004 hasta su detención y que, tras serle diagnosticada su enfermedad en Marruecos "nunca la admití ante nadie".