Efectivos pertenecientes a la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete han desmantelado una organización dedicada al tráfico de drogas, deteniendo a sus tres integrantes como autores de un presunto delito contra la salud pública, en la modalidad de tráfico de drogas, incautándose 418 gramos de cocaína.

Según ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa, las investigaciones se iniciaron en el mes de noviembre del año 2012 cuando, efectivos de la Guardia Civil de Munera, detuvieron al conductor de un vehículo que había huido a pie, tras sufrir un accidente, después de darse a la fuga por haber hecho caso omiso de las señales de parada de los agentes.

El accidente se produjo cuando el detenido perdió el control del vehículo al colisionar con una piedra de un camino.

En el registro realizado sobre las ropas del accidentado, tras haber comprobado su estado de salud, fueron intervenidos 239 gramos de cocaína de gran pureza, incautación que dio pie a su detención y al inicio de una serie de investigaciones en las que se pudo averiguar que esta persona formaba parte de una organización delictiva dedicada al tráfico de drogas, junto con otras dos personas.

Las actividades de esta organización, que vendía sustancias estupefacientes por los lugares de ocio de Albacete y su provincia, hicieron que la Guardia Civil intensificara los servicios operativos para desarticularla.

'

Operación ciprés'

Todas las investigaciones relacionadas con esta organización se aglutinaron bajo la denominación de 'Operación Ciprés'. La organización delictiva, compuesta por los tres detenidos, tenía su base de operaciones en la capital albacetense, donde poseían un piso franco en el que se recibía a los "correos", personas que les proveían de la droga necesaria para su posterior venta.

Estos "correos" procedían de Madrid y se dedican a la distribución de este tipo de sustancias a nivel nacional. Tras la recepción de la cocaína se procedía a su adulteración, empleando para ello diversos productos químicos y medicamentos.

Una vez que la cocaína había sido adulterada se distribuía a las distintas personas encargadas de ponerla a disposición de los consumidores finales.

Para la realización de estas ventas se habían establecido unos protocolos previos de actuación y seguridad que el comprador debía de seguir antes de poder abastecerse de la sustancia ilegal, sin cumplir los cuales era imposible acceder al piso y a la droga.

La organización desarticulada estaba perfectamente estructurada, teniendo cada uno de sus integrantes cometidos muy específicos. Uno de sus miembros se encargaba de la dirección, contabilidad y la adquisición de la droga, otro de su manipulación y adulteración, mientras que el último introducía la droga en el mercado ilícito mediante el transporte y su posterior venta.

DETENCIONES

Fruto del trabajo de investigación policial, combinado con la oportuna instrucción de diligencias y una vez corroborado el grado de implicación de los detenidos en los hechos investigados, la Guardia Civil llevó a cabo la explotación de la operación, en la que se procedió a la detención de A.D.L.M. de 37 años de edad, de nacionalidad española y vecino de la localidad albaceteña de Munera, de E.E.L.T. y de P.A.M.C., ambos de 29 años, nacionalidad colombiana y afincados en Albacete.

La Guardia Civil practicó tres registros entre las localidades de Munera y Albacete, en los cuales se incautaron 418 gramos de cocaína de gran pureza, 2.790 euros en billetes de distinto valor, tres básculas de precisión digitales, con rangos de peso de hasta 15 kilogramos, una pistola detonadora con munición y una navaja automática.

Diversos útiles empleados en la producción, adulteración y corte de la sustancia estupefaciente, tales como bolsas de plástico preparadas para dosificar la droga y alambre plastificado para el cierre de las mismas.

Con esta operación policial se han desarticulado dos puntos de distribución de estupefacientes, uno de ellos en la ciudad de Albacete y otro en la de Munera.

En las distintas fases de la operación han intervenidos efectivos del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) y del Puesto de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil de Munera.

Las diligencias instruidas, junto con los detenidos y efectos intervenidos, fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción número 1 de Villarrobledo.

Consulta aquí más noticias de Albacete.