La propuesta de la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, para alcanzar un acuerdo por escrito con todos los grupos sobre el régimen de visitantes que se podrán llevar al hemiciclo gallego será debatida este martes en la Mesa de la Cámara —órgano rector— y la Xunta de Portavoces —en la que están todas las formaciones—.

La idea de "mínimos", para la jefa del Legislativo autonómico, consiste en, al menos, mantener el pacto "tácito" de la anterior legislatura. Así, una persona que había sido "expulsada" no podría volver a entrar en el hemiciclo y los grupos cuyos invitados habían participado en alguna "algarada" se quedarían sin cupo de visitantes para el siguiente pleno.

Pilar Rojo incluso se llegó a mostrar abierta a reunirse este lunes con los grupos que le quisiesen hacer llegar alguna propuesta al respecto, pero la oposición, según han manifestado distintos representantes de los grupos, esperará a la reunión de los órganos del Parlamento de Galicia, en los que se levanta acta de lo hablado, para abordar estas cuestiones y esperar a que la presidenta formule de nuevo su propuesta.

En este contexto, y a un día de las reuniones oficiales, el portavoz parlamentario del PSdeG, Abel Losada, ha insistido en que los socialistas quieren que "sea la presidenta la que plantee las alternativas que ella tiene". "Nosotros esperamos a ver su propuesta", ha enunciado, en declaraciones a los medios en los pasillos del Pazo do Hórreo, el dirigente socialista.

A renglón seguido, ha aclarado la "línea roja" que mantiene su formación a este respecto y que ha manifestado desde el "principio", es decir, que la sesiones sigan siendo públicas con cupos de invitados para los grupos.

"no es de la presidenta"

"El Parlamento no es de la presidencia, ni del Partido Popular, ni siquiera del Gobierno de Galicia y, por lo tanto, es imprescindible que sean conscientes los señores del PP, que los de la oposición somos igual de propietarios, entre comillas, de esta sede", ha manifestado Abel Losada, quien ha argumentado que "en realidad no es nuestra, sino de todos los gallegos".

El portavoz parlamentario socialista ha remarcado que se trata de una cuestión de "cultura política", que entiende que "a la derecha siempre le costó". "Esperemos que, poco a poco, vayan entrando en esta concepción democrática de lo que es el Parlamento", ha remachado.

"El único acuerdo que hay es respetar la normalidad, que este Parlamento sea abierto y que nadie cuestione quién puede entrar y quién no", ha sintetizado, por su parte, el diputado de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) Juan Manuel Fajardo.

Así, ha hecho una sugerencia al respecto de "si la señora Pilar Rojo decide quién puede entrar o no, porque puede haber gente violenta o complicada". "Yo le negaría el paso a casi todos los militantes del Partido Popular, porque están bajo sospecha de ser todos corruptos", ha propuesto, a modo de comparación irónica.

Montse Prado, parlamentaria del BNG y secretaria de Organización de esta formación, ha reiterado que la propuesta de los nacionalistas es que, de igual forma que el Parlamento es "plural", las visitas también tienen que "reflejar esa pluralidad". "Lo que tiene que hacer es dejar las cosas como estaban", ha subrayado.

La dirigente del Bloque ha juzgado que "Rojo, que sólo es un peón del PP, donde lógicamente Núñez Feijóo es consentidor", pretenda "justificar" un nuevo sistema de visitas por "temas excepcionales, fruto de la desesperación de muchas personas". "Y no puede usar esa excusa para evitar que se hable de los grandes problemas que tiene la sociedad", ha apostillado.

"LEGITIMADOS",

Sólo los diputados

Por su parte, el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, ha defendido la postura de su formación, dispuesta a "colaborar para que los plenos se desarrollen con debate y diálogo ordenado, sin interrupciones que alteren el normal funcionamiento o presionen" a los 75 diputados de la Cámara.

Así, Pedro Puy ha remarcado su compromiso con que la Cámara gallega sea tenga un "normal funcionamiento" como cualquiera, porque, si bien es cierto que "puede haber muchas personas que quieran manifestar su descontento", también lo es que, quienes componen el hemiciclo, "tienen la honra de representar al conjunto de la población" y son los que están "legitimados" para tomar la palabra.

Pedro Puy ha incidido, asimismo, que "las sesiones no dejaron de ser públicas", ya que, por ejemplo, siempre se retransmiten por internet y la prensa puede acudir a las reuniones plenarias. Con todo, ha insistido en que "hay que respetar" el principio de que los debates "no pueden ser alterados por personas ajenas" a la Cámara, y hay que defender "la dignidad de la institución".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.