Representantes del FMI, el BCE y la CE visitan Atenas
Representantes del FMI, del BCE y de la Comisión Europea durante una de sus visitas a Atenas. ARCHIVO

España recibe, a partir del 28 de enero, la visita de los conocidos como 'hombres de negro', los funcionarios y empleados del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Comisión Europea (CE) que evaluarán el grado de cumplimiento de los compromisos adquiridos por España tras la firma del Memorando de Entendimiento (MoU) para recibir el auxilio económico de rescate al sistema financiero español.

Tras la visita, los trabajadores de estos organismos emitirán un informe con recomendaciones de obligado cumplimiento para el Gobierno. En junio del año pasado, por ejemplo, la misión del FMI instó a Rajoy a recortar los sueldos de los funcionarios, aumentar el IVA y eliminar la deducción por vivienda, entre otras medidas. Similar comportamiento mantienen los expertos de la OCDE, que en noviembre instaron al Ejecutivo a subir impuestos para evitar nuevos recortes del gasto.

Todos ellos se acogen a normativas laborales independientes de los estados Positivos o no, lo cierto es que los distintos hombres de negro que tutelan a España y al resto de países en apuros no se ven afectados por las recetas que ellos mismos prescriben. Todos ellos se acogen a normativas laborales independientes de los estados que les mantienen casi inmunes a los recortes y gozan además de un estatus tributario "por lo general mucho más favorable que el de sus respectivos países de origen", explica Javier Martín, socio director de F&J Martín Abogados y miembro de la Federación Española de Asociaciones de Técnicos Tributarios y Asesores Fiscales (Fettaf).

Sueldo neto "garantizado" en el FMI

¿Hasta qué punto están privilegiados los empleados de estos organismos internacionales? Los salarios y emolumentos percibidos por los funcionarios del FMI, de la OCDE y del Banco Mundial, por ejemplo, están exentos en general del pago de impuestos. Además, en el caso del FMI, si un país decidiera gravar las rentas de sus empleados, la institución presidida por Cristine Lagarde aumentará sus salarios hasta que el sueldo neto se iguale con el conjunto y estén "a salvo de impuestos".

En el caso de los funcionarios europeos (Comisión Europea, Banco Central Europeo...), si bien están exentos del pago de tributos a la renta nacionales, sí que está instaurado un impuesto al salario de tipo progresivo al igual que el español. No obstante, por regla general, "dicho tributo interno sí suele ser extremadamente beneficioso comparado con los tipos efectivos aplicables en España o cualquier otro país  de nuestro entorno", opina el profesor Martín. Además, una vez realizados los descuentos, los organismos europeos aplican un "coeficiente corrector basado en el coste de la vida del país en el que se trabaja", según fuentes comunitarias. Unos 3.400 españoles trabajan en instituciones de la UE, según fuentes oficiales, alrededor de un 10% del total.

Los salarios en la CE se gravan desde el 8% hasta el 45%; en España el IRPF llega al 52% En el ámbito de la Unión Europea, a los funcionarios se les aplica una tasa sobre los salarios "que puede ir desde el 8% hasta el 45% sobre el salario base", tal como explican fuentes oficiales comunitarias a 20 minutos y según consta en la legislación oficial. ¿Son muchos o pocos? Solo por comparar, los tipos impositivos en el IRPF en España oscilan entre el 24,75% y el 52%, según este documento de la consultora PwC. Para un salario base de unos 32.000 euros brutos anuales, el tipo aplicable sería del 8% en la Comisión Europea, frente a un 30% en España, una diferencia del 73%. Este particular paraíso fiscal dentro de los propios países se constata no solo por los tipos aplicados a los salarios, sino la "mayor cantidad y flexibilidad a la hora de consignar gastos deducibles", recalca Javier Martín.

¿Por qué disfrutan los 'hombres de negro' de estos privilegios? Tanto la normativa vigente como los fiscalistas consultados por este periódico justifican que es necesaria una "neutralidad fiscal" de forma que "se permita a sus funcionarios llevar a cabo su labor independiente e imparcialmente", tal como señala el informe Privilegios e inmunidades del Banco Central Europeo. Una vez admitidas estas razones, sin embargo, "lo que no puede ser es que estos organismos disfruten de unos impuestos por debajo del mínimo de la UE", tal como sostiene Carlos María López Espadafor, catedrático de Derecho Financiero y Tributario en la Universidad de Jaén y autor de diversos estudios sobre fiscalidad de instituciones internacionales.

Pese a que los salarios más bajos ofrecidos por los organismos europeos son considerablemente más altos que el sueldo medio en España (22.790 euros al año), un estudio de la propia Comisión Europea publicado en 2000 concluyó que los salarios de la UE son "más bajos que la media neta anual de las remuneraciones de grados comparables en grandes multinacionales". El estudio reconoce, no obstante, que el salario en las instituciones europeas es "más alto" que el que perciben los propios funcionarios propios de cada país.

Todo un abanico de beneficios

Las prebendas de los empleados de FMI, BCE y CE, entre otros, no se acaban en los impuestos. Todos disfrutan de convenios exclusivos en los que son frecuentes generosas ayudas para la educación de los hijos, seguros médicos privados y planes de pensiones garantizados. Estas son algunas de las prerrogativas de los principales organismos internacionales:

  • Fondo Monetario Internacional. En el FMI, además de unos salarios que oscilan entre los 35.280 hasta los 353.200 dólares anuales, los empleados cuentan con un plus en el caso de que estén casados y tengan hijos. Además, disponen de un seguro médico que incluye la salud bucodental y cubre a cada empleado y a su familia. Los beneficiarios del llamado MBP (Medical Benefits Plan) son "libres de recibir atención médica por parte de cualquier médico, hospital u otro proveedor de cuidados", tal como consta en la propia web del FMI.
  • Banco Central Europeo. Con unos salarios básicos que se sitúan entre los 33.000 y los 245.664 euros anuales, los funcionarios del BCE tienen a su disposición un completo seguro médico suministrado por una de las principales multinacionales del sector. La institución presidida por Mario Draghi les proporciona además la oportunidad de inscribir a los hijos menores en alguno de los jardines de infancia a cargo de la institución o en la Escuela Europea de Francfort. También tienen derecho a un plus del 5% por gastos del hogar y otro de 323 euros mensuales por cada hijo, así como un extra equivalente al 16% del salario anual en el caso de los funcionarios "expatriados". Toda la información aquí.
  • Comisión Europea. Los funcionarios afincados en Bruselas trabajan por un rango de salarios que va desde los 2.600 hasta los 18.370 euros mensuales. Pagan además un plus del 16% para aquellos que sean "expatriados" y ofrecen un amplio abanico de ayudas familiares, tal como promete su web de búsqueda de empleo. Pueden además acogerse a un plan de pensiones que les permitiría jubilarse a los 63 años percibiendo un 70% de su salario. Ofrecen además un seguro médico que cubre el 80% de todos los gastos sanitarios de cada empleado y su familia.
  • OCDE. Los trabajadores de la organización de países desarrollados perciben unos salarios básicos de entre 2.102 y 11.399 euros mensuales netos. Pero además tienen derecho a cobrar pluses familiares (del 6% del salario base) y por hijos (313 euros al mes), entre otros. Pueden además acogerse al seguro médico y la Seguridad Social exclusiva de la OCDE y suscribir un fondo de pensiones privado.
  • Banco Europeo de Inversiones. El personal adscrito al BEI disfruta de un rango de salarios que oscila entre los 2.746 (para los administrativos "junior") y los 16.137 euros brutos mensuales que percibe un "manager senior". Junto a la paga básica, este banco público ofrece una "recompensa" genérica que no puede superar el 35% del salario base anual. Además, el paquete de beneficios financieros y no financieros para sus funcionarios incluye, entre otras cosas, tal como se explica en la página oficial del BEI, una paga extra por traslado y otra por expatriación, ayudas a la familia y la escuela de los hijos, viajes subvencionados para toda la familia y un plan de pensiones exclusivo.