Prostitución en la colonia Marconi
Un grupo de prostitutas, en la colonia Marconi, en el distrito de Villaverde de Madrid. Jorge París

Por vez primera, el Ayuntamiento de Madrid se tomará en serio la lucha contra la prostitución... masculina. Así lo ha anunciado este jueves la alcaldesa, Ana Botella, quien además se mostró partidaria de multar al cliente, pero no a quien ejerza, y contraria a legalizar la actividad ya que, según ella, "va en contra de los derechos humanos porque en un ochenta y tanto por ciento de los casos no ejercen su libertad". Además, adelantó que, pese a que no hay cifras, los servicios del Consistorio han observado un aumento de las mujeres que se dedican a esta labor debido a la crisis.

Pese a que no hay cifras, los servicios del Consistorio han observado un aumento de las mujeres que se dedican a esta labor debido a la crisisEl anuncio fue hecho durante la presentación del segundo plan del Consistorio contra la explotación sexual, donde no se plantea ningún tipo de sanción, asunto que, probablemente, se aborde en la futura Ordenanza de Convivencia que prepara el Gobierno local.

La mayor novedad será que por primera vez se tendrá en cuenta la prostitución masculina. No por su cantidad (la mayoría son mujeres), sino por su "clara implicación" con la propagación del sida. Según datos del Ayuntamiento, la prevalencia de VIH entre mujeres que ejercen la prostitución es del 0,8%, cifra que se eleva hasta el 18,2% en el caso de los transexuales y al 14,2% en el de los hombres (aunque hay otros datos y estudios de centros de salud del Consistorio que elevan esta cifra hasta más del 20%).

Joven y brasileño

El perfil del hombre que ejerce la prostitución en Madrid es el de un joven de 24 años, inmigrante (sobre todo brasileño) y con una edad media de 25 años. Sorprende que un 30,7% de ellos se declaren heterosexuales, teniendo en cuenta que la mayoría de sus clientes son hombres. La mayoría también solo ejercen durante un tiempo limitado (un año) y  su lugar de trabajo son, sobre todo, saunas (61%), pisos (44%) o Internet (49%). Solo un 10% siguen ofreciendo sus servicios en la calle (principalmente en Sol y en la calle Almirante).

En cuanto a su clientela, se compone fundamentalmente de hombres de más de 35 años y nivel adquisitivo medio-alto. El  Ayuntamiento también cita un informe de la Fundación Triángulo donde se refleja que el 28% de los prostitutos tienen estudios universitarios y que no lo hacen por necesidad económica, sino por mantener un mayor poder adquisitivo respecto al resto de jóvenes. Para combatir la prostitución masculina se realizarán intervenciones sistematizadas en los lugares más habituales donde ejercen y se realizará un consultorio on line mediante redes sociales.

Por otro lado, el Área de  Servicios Sociales del Ayuntamiento explicó que también se ha observado que los clientes que acuden a la prostitución son cada vez más jóvenes, por lo que una de sus actuaciones será informar a los padres de menores que aborden a meretrices en la calle. También se intensificarán las labores de limpieza y la presencia policial en aquellas zonas con prostitución, sobre todo si hay menores cerca.

Piden más ayuda

También se destacó que el número de prostitutas que acuden a los servicios sociales del Ayuntamiento ha ido creciendo año tras año. De hecho, en el centro Concepción Arenal, especializado en este tema, pasó de recibir 66 altas anuales en 2007 a 165 en 2010. Más del doble.

El objetivo del Consistorio es reinsertar a estas mujeres (en su mayoría inmigrantes) en la sociedad buscándoles trabajo: "Este plan no va dirigido a las muchas que ejercen la prostitución por una cuestión económica. Allá ellas", manifestó ayer Ana Botella.

Acuerdo contra los anuncios de relax

Después de que en 2010 el PSOE en el Ayuntamiento de Madrid solicitara un pleno monográfico, y del acuerdo en el verano de 2011 del Gobierno de Zapatero con todos los partidos políticos representados en el Congreso de los Diputados para prohibir los anuncios de prostitución en prensa, la incitativa se encuentra en punto muerto.

La crisis publicitaria de los periódicos y los vericuetos legales la han dejado en suspenso. 20 minutos fue, en febrero de 2007, el primer diario español que los suprimió. Le siguieron Avui, La Razón y Público.

Consulta aquí más noticias de Madrid.