Clan de los búlgaros
Catalin Stefan Cracion, uno de los integrantes de este clan, fue asesinado el 12 de enero de 2009 en un tiroteo en la discoteca Heaven, en el centro de Madrid. Archivo

Álvaro murió cuando un portero de discoteca le reventó el corazón. Catalin Stefan falleció frente a la puerta del local nocturno que custodiaba  cuando un sicario le descerrajó varios tiros en un ajuste de cuentas entre clanes. El asesino de la baraja eligió un descampado de Arganda del Rey para acabar con la vida de una pareja, y los asesinos de Sandra Palo violaron y mataron a la joven en un inhóspito paraje cerca de Leganés.

Estos son solo algunos de los escenarios en los que se han cometido los crímenes más atroces de la crónica negra de la región y que tienen un denominador común: son locales de ocio o parajes apartados de miradas curiosas.

Tetuán se lleva la palma

El Balcón de Rosales, la discoteca Heaven o la New Chacal de Parla son algunos de los macabros escenarios de ocio donde sus clientes o controladores de acceso perdieron la vida. Como en Costa Polvoranca (Alcorcón) o La Cubierta de Leganés. Pero es la discoteca Sueños (Tetuán) la que ostenta el dudoso récord de ser, desde el año 2000, el escenario de al menos dos crímenes y dos reyertas con heridos de diversa consideración. "La violencia a flor de piel del machista aflora en los lugares de ocio, donde también influye el consumo de alcohol y estupefacientes", explica el criminalista Salvador Ortega. Un perfil que poco o nada tiene que ver con el del "depredador social", que actúa "en zonas aisladas y eligiendo a la víctima más adecuada", explica.

Algo en lo que coincide la psicóloga clínica Carmen Bermejo Romero, para quien el crimen de discoteca "no suele estar premeditado", a diferencia del otro, "que conlleva ensañamiento y alevosía y en el que se busca limitar "las posibilidades de defensa del agredido", apunta la experta.

2013 se estrena con un tiroteo

Un hombre de unos 40 años falleció el día 7 en el Hospital 12 de Octubre, donde había ingresado muy grave, después de que recibiese al menos cinco disparos de arma de fuego frente al número 1 de la calle Totanes, en el barrio Ciudad de los Ángeles (Villaverde). Las primeras investigaciones sobre la causa del tiroteo apuntan a un ajuste de cuentas.

Consulta aquí más noticias de Madrid.