Acoso escolar
Varios jóvenes caminando. Archivo

El colegio concertado Ramar de Sabadell (Barcelona) ha acordado compensar con 30.000 euros a la familia de un exalumno que fue víctima de acoso en las aulas por parte de algunos de sus compañeros.

Según el diario La Razón, en 2010, cuando el menor tenía 11 años, era víctima de acoso por parte de cuatro compañeros, que lo pellizcaban, pegaban, escupían e insultaban de manera reiterada, situación que le produjo un desorden nervioso que le impedía dormir y comer, y que requirió su tratamiento por psicólogos.

No nos hacían caso, pese a la infinidad de ocasiones en las que hablamos con la tutora y el directorLos padres alertaron de los hechos a los responsables del centro, pero estos, según relató la madre al rotativo, "no nos hacían caso, a pesar de la infinidad de ocasiones en las que acudimos a hablar tanto con la tutora como con el director".

Finalmente, los padres interpusieron una demanda contra el colegio que no llegó a juicio tras consensuar un pago de 30.000 euros por parte del centro, en el que sería el mayor acuerdo económico por un caso de bullying en España.

En declaraciones a Radio Sabadell, el director del centro, Joan Garcia, ha indicado que el colegio trató el caso con los protocolos correspondientes y que se atendía al niño desde hacía tiempo, a pesar que desconocían la gravedad de la situación.

"Los profesores han trabajado mucho sobre las cosas que veíamos, pero también había cosas que tan solo veían los padres", ha dicho el director, que ha asegurado que el caso se abordó con los progenitores del niño, que finalmente lo sacaron del centro a medio curso, y a su hermana pequeña al finalizar el mismo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.