Representantes de los sindicatos SATSE, ELA, LAB, UGT, CC.OO., ESK, FFHE-SME y SAE en el hospital vizcaíno de Galdakao han reclamado al nuevo Gobierno vasco que "empeñe sus esfuerzos en mantener y mejorar los niveles asistenciales" de la sanidad vasca. Asimismo, han exigido que se abone la paga de Navidad y que no se aplique en Euskadi el aumento de jornada laboral.

Los trabajadores, que han realizado este miércoles una manifestación que ha partido de la entrada principal del hospital, han llamado a la movilización al personal y a los usuarios "en defensa de nuestro sistema público de salud, gravemente amenazado", con el objetivo de "frenar su deterioro" y recuperar "la protección a la salud".

Las centrales han mostrado su rechazo "frontal" a las medidas de "privatización" de la sanidad pública, así como a las que supongan la eliminación o disminución de prestaciones sanitarias. En este sentido, han advertido de que "los recortes sanitarios y sociales solamente están produciendo sufrimiento y pobreza a la población y, en especial, a las clases más necesitadas de protección, mientras se favorecen intereses de los poderes económicos y las corporaciones".

Los sindicatos han recordado al nuevo Gobierno vasco "su compromiso contraído con la población, a través de los votos, para que empeñe sus esfuerzos en mantener y mejorar en Euskadi los niveles asistenciales conseguidos durante décadas por las aportaciones de la sociedad y el esfuerzo de cuantos trabajamos en la sanidad pública".

Asimismo, han reclamado que, "sin trampas ni parches de ningún tipo", se abone la paga extra de Navidad, "que no es más que nuestro sueldo dividido en 14 pagas". "Si en nuestra ley de Presupuestos estaba ya aprobado y el Gobierno vasco tenía el dinero para pagarlo, ¿qué razón hay para no hacerlo? El problema no es jurídico sino de voluntad política", han insistido.

También han asegurado que "el Ejecutivo autonómico debería rechazar la aplicación en Euskadi del aumento de jornada laboral a 37 horas y media, establecido por el Gobierno central, evitando la destrucción de muchos puestos de trabajo".

Los sindicatos han mostrado su oposición a que, "a través de los recortes sanitarios, se promueva desde los gobiernos la creación de un margen de ganancia para empresas privadas, obtenida a costa del deterioro asistencial y la precariedad laboral".

"El tiempo ha demostrado que los recortes no son la solución y que, lejos de solucionar los problemas, los agravan progresivamente. Existen alternativas", han manifestado las centrales, que han abogado por que el Gobierno acometa "una reforma fiscal progresista que grave a quien más tiene y que combata el enorme fraude fiscal".

De este modo, han añadido, "se obtendrían los ingresos necesarios para mantener una sanidad pública y de calidad, con creación de empleo, también de calidad, y respetando el ámbito de negociación con los trabajadores".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.