El Gobierno de Extremadura ha reclamado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) que la Norma de Calidad del Ibérico recoja en el etiquetado de los productos la comunidad autónoma de procedencia del animal.

Esta es una de las alegaciones que ha enviado el Ejecutivo regional al Magrama sobre el proyecto de Real Decreto de la Norma de Calidad del Ibérico, donde también ha pedido que se distingan dos categorías: cerdo ibérico de bellota y cerdo ibérico de cebo, "entendiendo como este último al cebo tradicional criado en Extremadura".

Las alegaciones presentadas "defienden" al sector productor y también a los consumidores, y están basadas en el Acuerdo Estratégico del Ibérico Extremeño sellado en marzo por el Gobierno regional y todo el sector de la Comunidad Autónoma, según ha indicado el Ejecutivo autonómico en nota de prensa.

Según ha señalado, la semana pasada se aprobó por unanimidad en el Parlamento extremeño una propuesta sobre este asunto y, además, "se han mantenido reuniones previas con las organizaciones agrarias para consensuar estas propuestas".

Proteger al productor

"Hemos basado las alegaciones en proteger al productor, para que le sean rentables sus explotaciones, y también al consumidor, para que sepa lo que compra", ha asegurado el consejero de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía, José Antonio Echávarri.

Cabe recordar que desde Extremadura se hace hincapié en el "rechazo" a que el cerdo de rejilla sea incluido como ibérico, por tanto, si el Magrama opta por incluir estas producciones habría que diferenciar, según Echávarri, "si es el cebo tradicional que se hace en Extremadura, con cierta extensificación, o si es el que se hace en otras comunidades autónomas, cebo con cerdos que están en dos metros cuadrados".

A este respecto, el consejero ha recalcado que el etiquetado debe recoger esa diferenciación y, sobre todo, el origen del animal, porque "la marca Extremadura es una marca reconocida y el consumidor tiene que saber de dónde es el producto que compra".

Además, Extremadura reivindica "mayores mecanismos de control", puesto que considera "imprescindible" que exista un programa nacional coordinado de controles anuales; al igual que ha solicitado que se regulen las obligaciones de autocontrol de los operadores, las potestades cautelares de las comunidades autónomas, y las entidades de inspección y certificación, entre otras cuestiones.

Asimismo, atendiendo al rendimiento, Extremadura propone un peso mínimo de seis kilos para el jamón de bellota (y no de 5,75 kilos como recoge el texto actual de la norma) y de cuatro kilos en el caso de la paleta de bellota (que ahora se establece 3,7 kilos).

Por qué estas alegaciones

Para Extremadura, la correcta regulación de la calidad de las producciones del cerdo ibérico es de "vital importancia" para la economía regional al incidir en un sector estratégico para el desarrollo rural y socioeconómico extremeño, "ligados de forma inescindible con el ecosistema de la dehesa y la preservación de sus recursos naturales".

En opinión del Gobierno extremeño, sería "esencial" que desde el Magrama se reflexionara debidamente sobre la idea de que, "si no se corrige adecuadamente la descompensación de costes y equiparación de calidades, se estará abocando a la ruina o desaparición a un sector productor fundamental".

Por último, cabe señalar que Extremadura produce el 30% de cerdos ibéricos de cebo y el 43% de los animales de bellota de todo el territorio español, "por lo que deben tenerse en cuenta las alegaciones que se realicen desde la comunidad autónoma", concluye la nota.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.