Los trabajadores municipales del Ayuntamiento de San Roque (Cádiz), gobernado por PSOE, PA y el Partido Independiente del Valle del Guadiario (PIVG), se han mostrado contrarios a devolver parte de lo que cobraron de sus salarios en el año 2007, tras la decisión del Tribunal Supremo de anular el presupuesto del citado ejercicio.

Fuentes sindicales han señalado a Europa Press que la situación "es muy compleja" y piden a los actuales gobernantes responsabilidades en torno a lo que pueda acontecer. De momento, desde el área de Hacienda, parcela que tutela el edil del Partido Independiente del Valle del Guadiaro (PIVG), Jesús Mayoral, están analizando, "con todo detalle", la sentencia y cómo podría afectar a las nóminas que se abonarán en los próximos meses, aunque no hay decisión firme al respecto.

Mientras tanto, la "intranquilidad" sigue creciendo en el seno de la plantilla y las citadas fuentes consideran que "todo esto puede acabar mal", ya que no están dispuestos a renunciar a lo que, en su día, lograron tanto en la parte social como salarial, incluso, añaden que "desde el PSOE se comprometieron a respetar los acuerdos".

Aunque el equipo de gobierno, a través del ahora responsable económico, decidió recurrir en su día en casación la sentencia del TSJA cuando ocupaba un sillón de la oposición, el Supremo rechaza ahora las cuentas municipales de ese año, lo que podría derivar "en un bloqueo de la hacienda pública", señalan las fuentes, aunque desde el gobierno tripartito están trabajando para evitar que la situación pueda provocar más problemas en la gestión diaria.

Los sindicatos ya han dejado claro que no van a parar en sus demandas y no quieren que los empleados del Consistorio sean "los únicos perjudicados" por lo ocurrido con el presupuesto del año 2007.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.