Brad Will
Will no pudo llegar vivo al hospital. (Daniel Aguilar / Reuters) Daniel Aguilar / Reuters

Oaxaca es una ciudad sin ley desde hace más de cinco meses, a pesar de que el martes las fuerzas federales mexicanas recuperaron el control del centro y de varios edificios públicos.

La razón: un conflicto que comenzó como una protesta de maestros y que se agudizó el pasado día 27 cuando cuatro personas murieron.

Entre ellas, Brad Will, un documentalista neoyorquino y reportero de Indymedia.

Ese día, los enfrentamientos comenzaron después de que grupos de desconocidos atacaran a tiros las barricadas que mantenían la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en su lucha contra el gobernador Ulises Ruiz.

Will recibió un tiro en el pecho durante un tiroteo y murió cuando era trasladado a un hospital público.

Ahora se cuestiona la autoría del disparo que le mató.

Por el momento, el único testimonio válido es el que él mismo grabó con su cámara: su propia muerte.