El Salón Noble del Cabildo de Tenerife ha acogido esta tarde el acto de entrega de los premios que concede cada año la Fundación Tenerife Rural a los "maestros de la tierra" por su labor de conservación de la biodiversidad, el patrimonio, la innovación y las tradiciones vinculadas a la actividad agraria.

El acto, que además de los premiados, ha contado con varios de los alcaldes de la isla, además de numeroso público, ha estado presidido por el vicepresidente económico y consejero de Turismo del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso; el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Joaquín Bethencourt, y el gerente de la Fundación Tenerife Rural, Jorge de Miguel.

Estos galardones, que alcanzan ya su quinta edición, han recaído este año en Ángel Amaro y Francisca Hernández; en los hijos de Wenceslao Yanes; en el grupo folclórico de la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna; en el profesor Vicente Manuel Zapata; en la fábrica Canarias Forestal, y, a título póstumo, en Fernando Jiménez, presidente de Asaga Canarias durante 14 años.

En su intervención, Carlos Alonso ha señalado que estos premios intentan reconocer a aquellas personas o entidades que "tanto han hecho por el mantenimiento de una forma de ser" relacionada con la conservación de la biodiversidad agrícola y ganadera, las prácticas agrarias tradicionales, y la recuperación y conservación del patrimonio rural vinculado a la actividad agraria, a la labor de investigación de las tradiciones y a la innovación empresarial en el medio rural.

José Joaquín Bethencourt, por su parte, dijo que si bien "se viven tiempos de incertidumbre que invitan al desánimo", toca hacer "una reflexión sobre el mundo de los pequeños detalles al que hoy se rinde tributo", y que está compuesto por personas que "han construido el mundo rural de Tenerife con su ejemplo".

Los primeros en recoger el premio fueron el matrimonio formado por Ángel Amaro y Francisca Hernández, quienes, a propuesta del Ayuntamiento de La Orotava, han recibido el Premio Tenerife Rural a la Conservación de la Biodiversidad y Mantenimiento de Prácticas Agrarias Tradicionales.

Vinculados desde niños a la agricultura y la ganadería, este matrimonio posee un amplio conocimiento de las variedades locales de interés agrícola cultivadas en la zona de La Orotava. Son, además, de los pocos agricultores que cultivan el centeno para utilizar la paja en la construcción de la cubierta de los 'pajales'.

El Premio Tenerife Rural a la Conservación Agraria y de las Tradiciones Rurales ha sido otorgado a los hijos de Wenceslao Yanes, a propuesta de la Sociedad Cooperativa del Campo La Candelaria. Continuadores del oficio de su padre, los hermanos Yanes son los propietarios de un taller que se ha convertido en un icono de la artesanía canaria.

Demás premiados

El grupo folclórico de la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna ha obtenido el Premio a la Labor de Investigación de los Valores del Mundo Rural de Tenerife tras la propuesta presentada, también, por la Sociedad La Candelaria.

El profesor Vicente Manuel Zapata, director del Aula de Turismo Cultural de la Universidad de La Laguna, ha sido reconocido con el Premio a la Labor de Promoción y Difusión de los Valores del Mundo Rural de Tenerife, a propuesta de la Asociación Foro Prebendado de Tegueste.

El Premio a la Iniciativa Empresarial Innovadora y Sostenible en el Medio Rural, y a propuesta del Ayuntamiento de Guía de Isora, ha sido concedido a la empresa Canarias Forestal, fabricante de palets de madera destinados principalmente al sector hortofrutícola.