Fábrica de productos congelados Wagner
Vista de la fábrica de la empresa alemana de productos congelados de alimentación Wagner, filial del grupo Nestlé, en Nonnweiler-Otzenhausen, Alemania. Oliver Dietze / EFE

La empresa alemana de productos congelados de alimentación Wagner, que pertenece al grupo Nestlé, ha anunciado este martes la retirada del mercado de unos nueve millones de pizzas precocinadas después de que se descubriesen en la masa de una de ellas pequeñas piezas de metal.

Un cliente denunció haber encontrado una pieza metálica, de dos centímetros, en la masa de una pizza que le causó la rotura de un diente. Acto seguido, la empresa inició la campaña de retirada de las pizzas de las líneas de producción Die Backfrische y Big Pizza, con fecha de caducidad hasta 2013.

No solo pueden dañar la dentadura, sino también el aparato digestivo si llegan a ingerirse La pieza en cuestión corresponde a una máquina de manipulación de harinas de la fábrica que se soltó durante la producción. No fue la única, porque, posteriormente, otro consumidor encontró otra pieza similar, tal y como señalaron desde la empresa con sede en Nonnweiles, en el estado federado alemán del Sarre.

Estas piezas "no solo pueden dañar la dentadura, sino también el aparato digestivo si llegan a ingerirse", advirtió la oficina del consumidor del Sarre, por lo que exigió a Wagner una investigación sobre lo ocurrido.

Por su parte, el portavoz de la empresa aseguró que la máquina ya está reparada e hizo hincapié en la importancia que han dado a la campaña de retirada de los nueve millones de pizzas.

Los clientes que hayan comprado estas pizzas, que se encontraban en el mercado desde junio de 2012 y que se distribuyen al extranjero bajo la marca Buitoni, podrán recuperar su dinero si envían a la empresa la etiqueta y la fecha de caducidad del producto.