La Dirección Provincial de Tráfico realizará, hasta el próximo 23 de diciembre, en la provincia de Huesca alrededor de 4.000 pruebas de drogas y alcohol entre los conductores, con el objetivo de reducir los accidentes de tráfico e informarles de los riesgos de ponerse al volante después de haber ingerido este tipo de sustancias.

Durante las dos semanas en las que se desarrollará la campaña de sensibilización, Tráfico prevé realizar pruebas en 80 puntos de control establecidos en la provincia de Huesca.

Con esta campaña, se busca concienciar a los conductores sobre los efectos de estas sustancias al volante, ya que, según las estadísticas, el 45 por ciento de personas que han sufrido un accidente de tráfico han dado positivo en un control de alcoholemia.

El jefe provincial de Tráfico en Huesca, Andrés Fernández del Río, ha apuntado a los medios de comunicación que "aunque el porcentaje de positivos en alcohol es muy bajo, en el control preventivo nunca llega al 2 por ciento, tanto en el ámbito provincial como nacional, sin embargo cuando se han hecho estudios de fallecidos en accidente de tráfico hemos encontrado un 45 por ciento de conductores que han dado positivo en alcohol o drogas, un dato muy preocupante y nos lleva a deducir que ese 2 por ciento están provocando esa gran cantidad de accidentes mortales".

En lo que va de año, se han realizado en Huesca 43.000 controles de alcoholemia de los que el 1'8 por ciento ha dado positivo, un porcentaje no muy elevado, pero que es la causa de casi la mitad de los accidentes que se producen en carretera.

"Ese porcentaje que aparentemente es bajo nos preocupa porque provoca la mayoría de los accidentes de tráfico que tenemos", ha significado Andrés Fernández del Río.

Ley de seguridad vial

La Ley de Seguridad Vial tipifica en el artículo 65 como infracción muy grave la conducción de vehículos habiendo ingerido bebidas alcohólicas con tasas superiores a las permitidas y, en todo caso, la conducción bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos y cualquier otra sustancia de efectos análogos.

También se tipifica como infracción muy grave incumplir la obligación, que todos los conductores tienen, de someterse a las pruebas de detección alcohólica y de drogas. Para estas infracciones muy graves, la Ley prevé la sanción de multa de 500 euros.

Existen tres tipo de tasas máximas del alcohol permitidas para conducir. En la general se cifra en 0,5 gramos por litro en sangre, mientras que por aire expirado es de 0.25 miligramos por litro.

Para los conductores profesionales el máximo permitido en sangre es de 0,3 gramos por litro y de 0,15 miligramos por litro de aire espirado; y en los conductores noveles se cifra en 0,3 gramos por litro de sangre y 0,15 miligramos por litro de aire espirado.

En el permiso por puntos

El sistema de Permiso por Puntos fija la pérdida de puntos en función de varios aspectos como la tasa de alcohol. Para tasas de más de 0,50 miligramos por litro de aire espirado para conductores en general o más de 0,30 miligramos por litro para conductores profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad, se restarán 6 puntos.

Para tasas superiores a 0,25 hasta 0,50 (profesionales y titulares de permisos de conducción con menos de dos años de antigüedad más de 0,15 hasta 0,30 miligramos por litro de aire espirado), se restarán 4 puntos.

Los conductores que dan positivo al test de drogas pierden de su permiso de conducción 6 puntos. El capítulo IV tipifica los delitos contra la seguridad del tráfico, y establece varias penas para conducir con exceso de alcohol o bajo la influencia de drogas

En tasas de alcohol superiores a 0,60 miligramos por litro en aire espirado o 1,2 gramos por litro en sangre se establece una pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

La negativa a someterse a las pruebas de etilometría conllevan una pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años

En el caso de conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas se fija una pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

La negativa a someterse a las pruebas de detección de drogas suponen una pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

Consulta aquí más noticias de Huesca.