El teniente de alcalde de Economía, Hacienda e Innovación del Ayuntamiento de Palma, Julio Martínez, ha presentado este martes un nuevo dispositivo que permitirá que la Policía Local acceda "en tiempo real" a los datos de los establecimientos en materia de ocupación del espacio público y que reducirá el tiempo de espera para las solicitudes y renovaciones de licencias.

Martínez ha mostrado ante los medios el funcionamiento de este dispositivo que, entre otras cosas, proporciona a la Policía los datos del departamento de Gobierno e Interior del Consistorio, de forma que los agentes ya no tienen que pedir los papeles a los locales y contrastar luego esa información, sino que pueden acceder a los datos directamente.

Esta información permite conocer si el bar tiene licencia, de cuántos metros es, si el establecimiento ha pagado la tasa de permiso de ocupación y cuántas sillas y mesas tiene permitido instalar, entre otras.

Además, ha proseguido el teniente de alcalde de Innovación, mediante esta aplicación las solicitudes para montar una terraza, que antes tardaban dos meses, ahora se otorgarán en diez días, y las renovaciones de estas licencias han pasado de un mes a "dos o tres días".

Martínez ha destacado que este proyecto de modernización es "un paso más" hacia la conversión de Palma en una "smart city", una ciudad inteligente que gestione de manera más eficiente el trabajo de los diferentes departamentos para mejorar el servicio que se presta a los ciudadanos.

Reforzar este tipo de inspecciones ya se contemplaba en el Plan de Inspección Tributaria, ha recordado el teniente de alcalde de Economía, que ha destacado que Cort prevé un incremento en la recaudación de 200.000 euros para el próximo año.

Por el momento, se han ingresado por este concepto 1,5 millones de euros este año, una cifra que Martínez prevé que alcance los 2 millones de euros en 2013, puesto que han aumentado las solicitudes y además, a partir de ahora gracias a este "dispositivo de última generación", se responderán con anterioridad, "lo que permitirá liquidar antes las tasas".

Respecto al precio de estos nuevos dispositivos, el teniente de alcalde de Economía ha negado que hayan supuesto algún coste, ya que forman parte de "la racionalización dentro del contrato de modernización".

Acerca de la propuesta del PSIB de usar el superávit de EMAYA para mantener las políticas sociales, Martínez ha indicado que aunque la empresa pública es solvente, no tiene beneficios porque el Ayuntamiento la subvenciona con 18 millones de euros, por lo que ha sentenciado que si el consistorio tiene déficit, debe enviar menos dinero a EMAYA.