La Junta de Andalucía ha destinado en torno a cinco millones de euros a obras forestales y cauces en la provincia de Málaga, tras el gran incendio que afectó el pasado verano a seis municipios y después de las fuertes lluvias de septiembre y noviembre. Estas actuaciones están siendo ejecutadas por más de 20 empresas malagueñas, que dan empleo a 385 personas.

Así lo ha precisado el delegado territorial de la Junta de Andalucía de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Javier Carnero, este martes en una rueda de prensa en la que ha destacado que "movilizar recursos públicos en estos momentos de coyuntura adversa es fundamental y creemos que su capacidad para generar actividad y empleo en los entornos en los que se desarrollan las obras es importante", y ha añadido que el interior es "foco de acción prioritario para la Junta dentro del Plan de Choque por el Empleo", que tiene una vertiente agraria y forestal.

PREVENCIÓN

En materia de prevención, Carnero ha informado de que, se está actuando en la retirada de vegetación en el entorno de varias líneas de media tensión, lo que supone una inversión de más de 500.000 euros y en la realización de caminos que permitan prevenir incendios y dar una respuesta aún más rápida en caso de producirse.

En cuanto a las inundaciones de finales de septiembre, que afectaron sobre todo a las comarcas malagueña de Ronda, Antequera y Guadalhorce, la Consejería de Medio Ambiente tiene a 120 personas trabajando para recuperar las zonas afectadas y se están invirtiendo casi dos millones de euros en actuaciones como la reposición y la reparación de infraestructuras de defensa contra las avenidas en los municipios malagueños de Villanueva del Rosario y Villanueva del Trabuco.

Otro foco importante de actividad, ha señalado el delegado, es la limpieza, reparación y reposición de infraestructuras de riegos en el Guadalhorce y en los entornos y accesos a los pantanos del sistema Guadalhorce.

"En definitiva, las actuaciones tras la riada tienen tres ejes fundamentales: Limpieza de cauces, infraestructuras hidráulicas e intervenciones en caminos rurales. Además, es importante que estas actuaciones, han sido determinadas según las peticiones trasladadas por los municipios", ha señalado Carneros.

Con este plan de actuaciones de emergencia, "se ratifica el compromiso de la Junta con las zonas afectadas por las inundaciones en la provincia de Málaga con una inversión muy importante que esperemos se sume de manera inmediata a las ayudas que deben venir del Gobierno central y de la Unión Europea", ha manifestado.

Barranco blanco

El delegado también ha recordado las dificultades para la extinción de las llamas del incendio de Barranco Blanco, y ha valorado que, desde un primer momento, "la coordinación entre todas las administraciones fue ejemplar, coordinada desde la Junta de Andalucía, que, en estos momentos, tiene como gran prioridad evitar erosiones de terreno para evitar mayores destrozos que compliquen la reforestación y, además, para evitar problemas de seguridad en la zona por desprendimientos y acumulación de tierra en zonas bajas".

A su vez, ha agregado que, actualmente, están en marcha trabajos en esta dirección en las sierras Parda, Blanca y Bermeja, en los términos municipales malagueños de Mijas, Coín y Ojén. Estas actuaciones suponen una inversión de un millón de euros y movilizan a más de 120 personas.

INVERSIONES

En cuanto a las actuaciones de emergencia, la inversión prevista en la provincia de Málaga alcanza los 12,7 millones de euros en el campo y bosques, que servirán para generar 67.700 jornales. En el caso malagueño, se destinarán 6,7 millones a la mejora de caminos rurales y seis millones de euros a actuaciones de mejora forestal y regeneración ambiental.

Todas estas iniciativas, que contarán con la cofinanciación del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), incluyen, entre otros, trabajos de regeneración de zonas incendiadas, labores preventivas contra el fuego, obras contra la erosión y acciones de conservación de la flora, la fauna, el paisaje y los acuíferos.

Por último, el delegado ha incidido en la importancia de que este Plan de Choque "incida en el empleo en las zonas próximas a las que se desarrolla, por lo que tendrán preferencia aquellos parados de larga duración que, además de haber agotado todas sus prestaciones, tengan cargas familiares, los mismos criterios que concurrirán en las vertientes educativa y de rehabilitación de vivienda".

Consulta aquí más noticias de Málaga.