Coche a gran velocidad
Un coche pasa por un paso de peatones a gran velocidad. LOLO SÁNCHEZ

La Guardia Urbana de Barcelona ha imputado a un conductor un delito contra la seguridad en el tráfico tras interceptarle circulando a 129 kilómetros por hora por la Gran Via de les Corts Catalanes, una vía en que la velocidad máxima es de 50 kilómetros por hora.

Según ha informado este martes la Guardia Urbana, una patrulla que estaba haciendo un control de tráfico el pasado domingo detectó el exceso de velocidad del vehículo cuando transitaba por la Gran Via barcelonesa a la altura de la calle Padilla.

Los agentes detuvieron el vehículo e identificaron al conductor, Marc P.P, que dio negativo en las pruebas de alcoholemia y droga que se le efectuaron.

La Guardia Urbana ha informado de que cada día sus agentes realizan controles aleatorios de velocidad para garantizar la seguridad y concienciar a los conductores del peligro que supone no respetar los límites de velocidad máxima.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.