El Grupo Parlamentario Regionalista ha presentado 17 enmiendas a los presupuestos de las consejerías de Sanidad y Educación, por un importe total de 3,3 millones de euros, destinadas fundamentalmente a la reapertura de los consultorios rurales de Liencres y Cueto y la puesta en marcha del servicio de urgencias pediátricas en el Hospital Sierrallana, en un caso, y a mejorar la asignación para las aulas de 2 años, las ayudas a la compra de libros de texto y la Universidad, en el otro.

Por lo que respecta a la Consejería de Sanidad, la diputada Concepción Solanas ha destacado la necesidad de potenciar la Atención Primaria en el presupuesto, ya que "la mayoría de los problemas de salud se pueden resolver en el primer nivel asistencial". Por ello y además de la reapertura de los consultorios mencionados, sus enmiendas apuestan por destinar 300.000 euros a potenciar las urgencias en primaria y 40.000 a un plan de atención médica y farmacéutica en el Valle de Iguña.

Asimismo, plantea medidas para la prevención del cáncer de próstata y los problemas de salud mental, mientras que en Atención Especializada las enmiendas se centran en la apertura del servicio de urgencias pediátricas en Sierrallana "a más tardar en el verano de 2013" y de la Unidad del Daño Cerebral.

Entre las propuestas regionalistas figura también la puesta en marcha de un programa informático que permita gestionar mejor el copago farmacéutico y evitar que los pensionistas paguen más de lo que les corresponde. "Queremos que se cobre lo justo para no tener que gastar en devolver", ha explicado Solanas.

Cambios en educación

Por su parte y como responsable de las enmiendas a la Consejería de Educación, Teresa Noceda ha subrayado la dificultad que entraña enmendar un presupuesto "tan raquítico y desastroso" como el presentado por el Gobierno del Partido Popular, a pesar de lo cual considera "imprescindible" introducir cambios que permitan potenciar las aulas de 2 años, la Formación Profesional, los Programas de Cualificación Profesional Inicial, las ayudas para compra de libros de texto y material escolar, la Universidad y la investigación.

Así, la parlamentaria asigna 600.000 euros a los ayuntamientos para que puedan mantener a los técnicos de las aulas de 2 años como hasta ahora, 500.000 al contrato-programa con la Universidad de Cantabria y 200.000 para ayudas a la difusión de la investigación.

La mejora de las dotaciones de materiales y suministros para FP es otra de las prioridades regionalistas, junto con los programas juveniles dirigidos a los alumnos que abandonan la enseñanza reglada y las ayudas a las familias para adquisición de material escolar, a las que desvía 500.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.