Carril Bici Sol
Obras de instalación del Eje ciclista Mayor-Alcalá, a su paso por la Puerta del Sol. JORGE PARÍS

El Eje ciclista Mayor-Alcalá no será una realidad hasta principios de 2013. Pero antes de ver la luz, su diseño ya ha sufrido modificaciones. El Ayuntamiento de Madrid ha introducido cambios en el proyecto para satisfacer las demandas de los colectivos ciclistas y del grupo socialista municipal. Concretamente, la Carrera de San Jerónimo y Cedaceros se convertirán en ciclocalles (con preferencia para bicis y un máximo de 30 km/h para el resto de vehículos); y se habilitará un carril de bajada entre O'Donnell y la Puerta de Alcalá, para que los ciclistas no tengan la necesidad de entrar al parque del Retiro.

El Ayuntamiento presentó las modificaciones el martes 13 de noviembre a los miembros de la Comisión de Seguimiento del Plan Director Ciclista. "En septiembre propusimos al equipo de gobierno unas alternativas más cómodas para el ciclista, más lógicas desde el punto de vista de la movilidad y, sobre todo, mucho más baratas. Ahora, finalmente, han aceptado dos de esas propuestas", explica la edil responsable de Movilidad en el grupo socialista municipal, Ruth Porta. Sus alternativas coincidían con las solicitadas por el colectivo ciclista ConBici, que también forma parte de la Comisión de Seguimiento: "Están siendo receptivos con todo lo relacionado con la bicicleta", apunta Juan Merallo, portavoz de ConBici.

En el proyecto inicial, se contemplaba un carril bici de dos sentidos sobre la calle Alcalá, entre Sevilla y Sol. Sin embargo, los socialistas pidieron que los dos sentidos se desdoblaran: un carril bici (este-oeste) por Alcalá, y otra vía ciclista (oeste-este) por la Carrera de San Jerónimo y la calle Cedaceros. "Parece lógico que quienes vienen de Mayor sigan la ruta natural de la circulación por la Carrera de San Jerónimo", proponía en septiembre el portavoz socialista, Jaime Lissavetzky.

Propusimos alternativas más cómodas, lógicas y mucho más baratasFinalmente, el área municipal de Medio Ambiente y Movilidad los ha escuchado: según el nuevo proyecto, los ciclistas bajarán por Alcalá hasta Sol pasando frente a la fachada del edificio de Tío Pepe; mientras, los que circulen en sentido contrario, pasarán frente al edificio de Correos, seguirán por la Carrera de San Jerónimo y acabarán subiendo por Cedaceros para enlazar con Alcalá. En ambos sentidos, convivirán con el resto del tráfico, aunque los vehículos a motor tendrán un límite de velocidad de 30 km/h.

El Retiro se cierra de noche

También se modifica el tramo entre O'Donnell y la plaza de la Independencia (Puerta de Alcalá). En un principio, se iba a habilitar un carril para bicicletas sobre la calzada de Alcalá, de un solo sentido (hacia el este). Los ciclistas que quisieran circular en sentido oeste (hacia el centro), tendrían que callejear por el barrio Salamanca o entrar al parque del Retiro. "Esto presentaba una dificultad: el Retiro se cierra por la noche, así que solo sería un carril bici diurno", explica Merallo. Para solucionarlo, se habilitará otro carril en sentido oeste por el lado de la calle Alcalá más cercano a Velázquez.

De momento, el único tramo del eje ciclista ya instalado es el que discurre por la calle Mayor, entre el mercado de San Miguel y la Puerta del Sol. Aunque, en este caso, el Consistorio ha tenido que volver a levantar los adoquines de las aceras para dejar espacio al tráfico. Cuando finalizó la obra, los técnicos municipales comprobaron que "no había espacio suficiente para los coches y menos aún para los autobuses, que invadían el carril bici, con el peligro que ello conllevaba", según un trabajador del área de Movilidad. Ahora, la empresa encargada de las obras está estrechando las aceras para que la calzada gane entre 20 y 30 centímetros.

La previsión del Ayuntamiento es abrir parte del trazado antes de Navidad, aunque todavía no hay una fecha concreta.

Consulta aquí más noticias de Madrid.