'Abundantia: The Gifts of the Earth'
'Abundantia' (1870) de Hans Makart, la obra central de la muestra Hans Makart - Ger Eenens Collection, The Netherlands 2011

Hans Makart (1840-1884) tenía un sentido del color que hechizaba a la sociedad vienesa del siglo XIX. Cada cuadro era un alarde de suntuosidad, con tonos que envolvían a las formas en una nebulosa y personajes que disfrutaban con descaro del paraíso sedoso del pintor de Salzburgo.

Su estudio era un santuario al que miembros de la nobleza y la burguesía de Viena acudían para verlo en el proceso de creación, las fiestas más exclusivas también se desarrollaban allí. Además de pintor fue diseñador de interiores, de muebles y de vestuario; decoró el exterior y el interior de varios de los edificios más exquisitos de la capital austriaca. El tratamiento del color y los detalles dorados no le pasaron desapercibidos a Gustav Klimt, 18 años más joven.

El museo Boijmans Van Beuningen de Róterdam (Holanda) expone hasta el 31 de marzo Abundantia, una muestra que gira en torno al monumental cuadro del mismo título que el pintor Makart realizó en 1870. La obra —de 1,5 por 4,5 metros— está protagonizada por una figura femenina que personifica la abundancia y aparece rodeada de niños, flores, frutas y animales (regalos de la naturaleza).

Clásicos barrocos, fotografía y escultura

Los organizadores aprovechan la presencia de la poderosa obra para presentar una colección de piezas de arte de los siglos XVI hasta ahora que desarrollan la constante artística de la abundancia. Los trabajos de clásicos como el pintor barroco holandés Paulus Moreelse (1571-1638) y el italiano —también barroco— Michelangelo Cerquozzi (1602-1660) componen el grueso de la exposición, que se completa con la serie de fotografías de Sharon Lockhart y esculturas de Paul McCarthy y Boris van Berkum que añaden una visión actual al tema.

Ante el éxito internacional del cuadro, Makart hizo varias versionesMakart pintó Abundantia para el comedor de una mansión palaciega situada en el Ring de Viena, la calle circular que recorre el centro de la capital. La fama del artista hizo que la popularidad de la obra fuera internacional y entre los años 1971 y 1880 fue expuesta en Berlín, Leipzig, Nueva York, Filadelfia, Amsterdam y Londres. Ante el éxito, el pintor al que los organizadores de la muestra definen como "el Andy Warhol de su época", hizo varias versiones del cuadro.