Un muerto y cientos de familias afectadas por la tromba de agua

Las zonas más castigadas por el temporal fueron Baiona, Oia, O Morrazo, Poio y O Rosal. Una anciana, arrastrada por la riada en Xeve, está ingresada en el hospital con la cadera rota.
Dos turismos arrastrados por la riada, ayer, en el centro de Sabarís. (M. Vila)
Dos turismos arrastrados por la riada, ayer, en el centro de Sabarís. (M. Vila)
El sur de Pontevedra se despertó ayer bajo el ensordecedor ruido del agua. Más de 120 litros por metro cuadrado se recogieron entre las doce de la noche del sábado hasta el mediodía de ayer en la estación meteorológica de Lourizán.La desgracia no se hizo esperar. Un joven de 25 años, natural de Bueu, murió al caerle encima la rama de un árbol cuando conducía su ciclomotor por el municipio de Cangas.

Mientras, en la localidad pontevedresa de Xeve, los equipos de rescate tuvieron que auxiliar a dos mujeres cuya casa fue arrollada por el torrente de agua. Una de ellas, de 74 años, fue trasladada al hospital con un traumatismo en la cadera. Otra mujer fue rescatada en O Rosal y otras dos personas en Berducido-Poio.

Pero donde el agua descargó toda su fuerza fue en los municipios de Baiona y Oia. En el primero, decenas de personas tuvieron que ser sacadas de sus casas en embarcaciones de emergencia y medio centenar de inmuebles acabaron en ruinas. En Oia, la riada afectó a miles de vecinos y a 55 viviendas. La mayor parte de los habitantes de la localidad, cuyas casas han quedado arruinadas, han sido alojados en hoteles.

La Xunta promete ayudas

Donde no lleguen los seguros, allí estará la Xunta. De este modo quiso tranquilizar ayer la conselleira de Política Territorial, María José Caride, a la población del sur de Pontevedra afectada por el temporal, en una comparecencia de urgencia, celebrada en Oia. Sin embargo, no especificó a qué dedicarán exactamente esas ayudas. Y es que los destrozos han dejado muchas facturas pendientes de pagar, no sólo en propiedades privadas sino también en una decena de carreteras y varios puentes de toda la provincia.

Incendios: la causa de las riadas

La ola de fuegos del pasado mes de agosto sigue pasando factura. Según comentaron a 20 minutos dos agentes forestales, la causa de la crecida desmesurada de los ríos fue la falta de vegetación en los montes quemados, que impidió frenar la riada. Además, denunciaron que dedicar estos montes a producir madera para talar «es un error». «Habría que plantar especies que protejan a la población de estos valles».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento