El cemento gana la batalla

Agra do Orzán. Es uno de los barrios coruñeses con más historia. Sus residentes reclaman más zonas verdes
Las nuevas construcciones han subido los precios de la vivienda en esta zona. (Moncho Fuentes)
Las nuevas construcciones han subido los precios de la vivienda en esta zona. (Moncho Fuentes)
Diez de la mañana. El barrio del Agra do Orzán despierta, a pesar de que ya ha cumplido casi medio siglo, con la misma energía que en los años sesenta, cuando se creó. Pero con más tráfico. Cientos de coches, entre las rondas de Nelle y Outeiro, y en el mismo corazón del barrio, la calle Barcelona, recuerdan que la falta de aparcamientos es la oveja negra para una familia de más de 30.000 vecinos.Los viejos edificios comparten ahora espacio con nuevas construcciones, en una zona de la que la gente joven se marcha y donde el precio del metro cuadrado no para de crecer. El presidente de la asociación vecinal, Francisco Graña, asegura que los pisos «están por las nubes» y que muchos han preferido irse a otras zonas.

Mientras, en la calle, las reivindicaciones son otras. «Por aquí casi no verás zonas verdes», comenta una señora de camino a una de las pequeñas tiendas del barrio. Y es que el cemento ha ganado la batalla a los parques, aunque los vecinos mantienen la esperanza en el futuro proyecto de la urbanización del Agra, que traerá 13.000 metros cuadrados de zonas verdes y de ocio.

La Tercera Ronda les da esperanzas

Todas las esperanzas de los vecinos del Agra do Orzán están puestas en una carretera: la Tercera Ronda. Esta vía de circunvalación, cuyas obras comenzarán a finales de este mismo año, supondrá, según los vecinos, un alivio para todos. «Nos quitará muchos coches de nuestras calles. Y si no se desvían, pediremos que pongan semáforos cada cinco metros para que los conductores eviten la ronda de Outeiro y la de Nelle. Es nuestra salida», asegura Francisco Graña, presidente de la asociación vecinal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento