Un niño de tres años ha muerto y su hermano, de uno, está ingresado con pronóstico muy grave en el Hospital Infantil de La Fe de Valencia tras haber sufrido ayer quemaduras en el incendio del coche en el que ambos se encontraban y que estaba aparcado en la localidad castellonense de Vila-real.

El suceso ocurrió por causas desconocidas a las once de la mañana en el Camino Viejo de Castellón a Onda.
El niño murió a las 8.45 horas en la UCI de La Fe, adonde había sido trasladado ayer por la tarde junto a su hermano pequeño desde el Hospital de La Plana de Castellón.

El suceso, que investiga el equipo de Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía de Vila-real, ocurrió por causas desconocidas en torno a las once de la mañana en el Camino Viejo de Castellón a Onda.

Según las primeras informaciones de que dispone la Policía, un aviso recibido en el 112 alertó del incendio en un vehículo estacionado en ese lugar, en cuyo interior se encontraban ambos niños.

La Policía Local logró sofocar las llamas con un extintor y no fue necesaria la intervención de los bomberos.

Inmediatamente después los menores fueron trasladados a un centro sanitario debido a la gravedad de las quemaduras sufridas.

Por el momento se desconoce la causa por la que ambos menores estaban solos en el turismo, así como si la Policía ha tomado ya declaración a familiares de los niños.