Obama asegura en su último mitin de campaña en Iowa que él es "el verdadero cambio"

Barack Obama (i) y Bruce Springsteen en su parada en Wisconsin, este lunes.
Barack Obama (i) y Bruce Springsteen en su parada en Wisconsin, este lunes.
GTRES

El presidente de EE UU, Barack Obama, finalizó este lunes su campaña por la reelección en Iowa, el estado "donde todo comenzó" en 2008 con una inesperada victoria en las primarias de su partido que marcó el inicio de un "movimiento por el cambio".

"Iowa, en 2008 vuestra voz cambió el mundo", dijo un emocionado Obama en el último mitin de su campaña celebrado al aire libre en la ciudad de Des Moines, donde estuvo arropado por su mujer, Michelle, el cantante Bruce Springsteen y unas 20.000 personas.

Fue su último mitin de campaña, ya que pase lo que pase en las elecciones de este martes Obama no volverá a ser candidato en 2016, y al presidente se le notó visiblemente emocionado y con mucha energía pese a la maratón de actos de los últimos días.

El presidente estadounidense visitó antes Ohio, donde aseguró que su rival Mitt Romney "no sabe qué es el verdadero cambio" y pidió cuatro años más porque, dijo, "la lucha continúa".

Ohio, otro estado decisivo

Para el último día de mítines también dejó este estado, Ohio, que podría inclinar la balanza a su favor o dar la presidencia al republicano Mitt Romney.

"Ohio: vosotros sabéis cómo es un verdadero cambio, y lo que os intentan vender (los republicanos) no lo es", aseguró el presidente a un público enardecido por las actuaciones previas de Bruce Springteen y el rapero Jay-Z, que han acompañado al presidente en la recta final de la campaña. "Puede que os hayáis sentido frustrados por el ritmo del cambio. Yo también, os lo prometo", confesó el presidente.

"Habéis tenido ocasión de conocerme después de cuatro años, puede que no estéis de acuerdo con todas mis decisiones, pero Michelle (la primera dama) tampoco", bromeó Obama, que se presentó ante la audiencia como el defensor de la clase media trabajadora, de las oportunidades para los jóvenes o las mujeres.

La campaña de Obama no escatimó en medios para un mitin-espectáculo al que asistieron unas 15.500 personas, según cálculos de los organizadores, y que compite en esta jornada con otro evento de campaña de Romney en la misma ciudad. "Yo pienso lo que digo y digo lo que pienso", aseguró Obama en referencia a los cambios de opinión de su rival republicano, al que no nombró directamente en casi ninguna ocasión.

Según indicaron un gran número de asistentes, la mayoría de los presentes en el evento de campaña hizo uso del voto anticipado pare ejercer su derecho antes de este martes. "Nuestro trabajo no está aún terminado. Siempre que haya un solo estadounidense que busque un empleo y no lo encuentre... siempre que haya familias en Ohio, en el país, que trabajen duro y se queden atrás, no estamos acabados. Siempre que haya niños en este país que languidecen en la pobreza y no tienen oportunidades, nuestra lucha continúa", aseguró Obama.

El presidente citó logros de su mandato como la creación de empleo, el resurgimiento de la industria del motor, la mejora del sector inmobiliario, la muerte de Osama bin Laden o el fin de la Guerra de Irak.

Apela a la confianza y al espíritu de unidad

Antes de la cita de Ohio, Obama había apelado a la confianza, la unidad nacional y el "progreso" logrado en su mandato para pedir otros cuatro años en la Casa Blanca, en un mitin en Madison (Wisconsin). "Caemos y nos levantamos como una sola nación y una sola persona", subrayó Obama al inicio de un mitin precedido por la actuación del cantante Bruce Springsteen, como en Columbus (Ohio) y Des Moines (Iowa).

En alusión al reciente y devastador paso por EE UU del huracán Sandy, Obama apuntó: "No importa lo terrible que la tormenta haya sido, nos recuperamos juntos porque estamos en esto juntos". A ese espíritu de unidad y a Sandy se refirió Obama en todos sus mítines de estos últimos días, sabedor de que, según las encuestas, los ciudadanos tienen una buena percepción de cómo ha gestionado los preparativos ante la llegada del ciclón, su posterior impacto y el seguimiento a las tareas de recuperación. "Hemos hecho progresos en los últimos cuatro años, pero todavía tenemos mucho trabajo por hacer", afirmó Obama en Madison.

Según Obama, no son "los más ricos" quienes necesitan un "defensor" en Washington, sino el dueño de un pequeño restaurante que busca un préstamo para ampliarlo, el camarero de un hotel que está ahorrando para que su hijo pueda ir a la universidad o el profesor que paga de su bolsillo el material escolar.

No hará más campaña el martes

Obama, a diferencia de Romney, no tiene de momento ningún acto de campaña previsto para este martes, y, tras haber votado por adelantado el pasado 25 de octubre, pasará el día en Chicago (Illinois), donde ha organizado un partido de baloncesto, como suele hacer habitualmente el día de las elecciones.

El presidente ha enviado un correo electrónico a su exasesor Reggie Love, uno de sus compañeros inseparables en las canchas, para que organice un partido de baloncesto en la ciudad donde espera celebrar horas después su reelección, según informó a periodistas su asesor Robert Gibbs.

El baloncesto, una pasión personal de Obama, es también una tradición ligeramente supersticiosa para el presidente, que suele relajarse en las canchas el día de la votación cuando su nombre está en las papeletas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento