Exteriores del Madrid Arena
Exteriores del Madrid Arena. EFE

"Queremos dejar claro desde el primer momento es que el lamentable suceso ha tenido lugar por causas ajenas a la infraestructura, condiciones y seguridad del recinto". Con esta frase, pronunciada el mismo día de la muerte de tres adolescentes en una macrofiesta, el vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, trataba de tranquilizar a los madrileños asegurando que el Madrid Arena era un lugar seguro.

Cuatro días después, sin embargo, y ante la insistencia de las informaciones aparecidas, la concejal Paz González, ha admitido que el pabellón deportivo está al margen de la normativa de seguridad vigente.

Hoy, el Madrid Arena está fuera de la normativa de seguridad y las leyes antiincendiosLa responsable de Urbanismo compareció este lunes para defender que el Madrid Arena "cumple con todas las prescripciones técnicas en materia de emergencias, protección, seguridad y anti-incendios" impuestas por el Código Técnico de Edificación, la norma que rige la seguridad de todos los inmuebles. González se vio obligada a precisar, sin embargo, que cuando al Ayuntamiento dice eso no se refiere al código actual, válido desde 2006, sino el que estaba en vigor en 2001, cuando arrancó el proyecto de construcción.

La concejal también confirmó que un informe municipal de 2010 había alertado de que el pabellón adolecía de graves deficiencias de seguridad como falta de capacidad de los mismos pasillos de desalojo donde murieron las tres jóvenes o presencia de materiales que acelerarían la combustión en caso de incendio. El informe, revelado por el diario El País, menciona faltas graves como que el despliegue de gradas tapa la mayor parte de las salidas de emergencia o que los camiones de bomberos carecen de accesos al interior del recinto.

No se adaptará

¿Por qué, aun sabiéndolo, el Ayuntamiento no hizo nada? Según Paz González, porque el Derecho no se puede aplicar de forma retroactiva y el Madrid ya funcionaba cuando el Código de Técnico se modificó en 2006: "Tendríamos que estar haciendo obras permanentemente en todos los edificios púbicos y privados y tener que demoler la mitad de los edificios para adaptarlos a la nueva normativa". Por ello, subrayó que el pabellón ni se ha adaptado ni se va a adaptar, por el momento. Aunque quisiera, el Ayuntamiento no dispone de fondos para hacerlo debido a su situación económica.

Si el Ayuntamiento hubiese vendido el pabellón, el nuevo propietario sí habría tenido que remodelarloLa explicación, según la concejal, también es válida para el Madrid Arena a pesar de ser una instalación pública y de que haya acogido pruebas deportivas (el Masters Series de Tenis de Madrid, el Mundial de Baloncesto de 2007), conciertos (Green Day, Laura Pausini, las Spice Girls) y festivales de música electrónica (Klubber's Day, de la misma empresa cuya fiesta acabó en tragedia) con miles de asistentes desde su apertura.

Esto contrasta con el hecho de que la alcaldesa Ana Botella haya anunciado que no volverá a ceder instalaciones municipales para macrofiestas porque "el riesgo es demasiado grande" tras lo sucedido en el Thriller Music Festival. También, con que si el Ayuntamiento hubiese vendido o privatizado el Madrid Arena, como era su intención, el nuevo propietario sí habría tenido que adaptar el pabellón por ley al nuevo Código de Tecnificación.

A juicio de la concejal de Urbanismo, la muerte de cuatro adolescentes en la fiesta del 1 de noviembre se produjo no por las deficiencias de las instalaciones, sino "porque se ha producido un lamentable incidente que están investigando las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado".

Urbanismo denegó la licencia

El Ayuntamiento se ha agarrado a otro resquicio legal para justificar que el Madrid Arena carezca de licencia de funcionamiento.

Madrid Espacios y Congresos intentó obtener la licencia en 2009, sin conseguirloPedro Calvo, concejal de Economía, argumentó este fin de semana que el artículo 151 de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid y el 4e de la Ordenanza Municipal de Licencias exime a los edificios municipales de tener licencia. El sindicato policial SUP lo niega y recuerda que la Ley del Deporte de 1990 y la Ley regional de Espectáculos de 1997 obligan a que esta autorización exista si en el recinto se organizan eventos deportivos o lúdicos. El consejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid pedía este domingo "depurar responsabilidades" a quienes "han violado" la normativa autonómica.

El Ayuntamiento lo sabe, ya que en 2009 intentó obtener este permiso por medio de una petición de la empresa pública Madrid Espacios y Congresos, que gestiona el centro multiusos. El Área de Urbanismo se negó a otorgársela alertando de que la infraestructura incumplía la ley.

Antes, en 2006, el coordinador de seguridad de la Policía para el equipo de baloncesto Estudiantes, que jugaba sus encuentros en el Madrid Arena, ya había levantado acta oficial por la ausencia de licencia. Este dictamen fue remitido a la Comunidad de Madrid y a la Oficina Nacional de Deportes de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, pero las instituciones no movieron ficha.

El SUP entregó este lunes las actas en el juzgado de Instrucción número 51, que investiga el caso. El juez Eduardo López Palop investiga si hubo exceso de aforo y qué ocurrió con el dispositivo de seguridad privada organizado por la empresa promotora Diviertt, ya que en el interior del Madrid Arena había menores de edad.

Diviertt, además, tenía una deuda con la Seguridad Social de 26.047,13 euros, por lo que tampoco podía alquilar ni firmar contratos con la Administración Pública, como establece la Ley de Contratos Públicos. El Ayuntamiento ha asegurado que solo tuvo esa información, comprobable con un vistazo al tablon de edictos de la Seguridad Social o en el registro mercantil, después del incidente del día 1. El vicealcalde VIllanueva afirmó que, como empresa pública, Madrid Espacios y Congresos sí podía contratar con ella, pero la propia normativa de la entidad impide cerrar acuerdos con quienes deban dinero al fisco.

96 millones de euros

El Madrid Arena fue construido por iniciativa del anterior alcalde, el hoy ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, como reclamo para que el Comité Olímpico Internacional adjudicase a Madrid los Juegos Olímpicos de 2012. Para ello, invirtió 96 millones de euros y dejó de construir otras instalaciones deportivas en la zona de la Casa de Campo. El proyecto fue encargado al Estudio Cano Lasso junto con Sara de la Mata y Myriam Abarca.

Salvo los grandes eventos que ha acogido, el Madrid Arena siempre ha estado infrautilizado, por lo que el Ayuntamiento se planteó venderlo en 2008 sin conseguirlo. Los vecinos y deportistas que acuden a la zona han venido denunciando la falta de uso desde su apertura.

Consulta aquí más noticias de Madrid.