Belén L. R., la joven de 17 años que fue ingresada en estado crítico al resultar aplastada en una multitudinaria fiesta de Halloween en el pabellón Madrid Arena de la capital, ha fallecido este sábado en el hospital Doce de Octubre, según han informado fuentes del centro sanitario.

Según estas fuentes, el fallecimiento se ha producido a las 8.50 horas de la mañana de este sábado. La chica se encontraba en estado muy crítico, en cuidados intensivos, desde que ingresó al hospital el pasado jueves.

Belén, la menor de una familia de siete hermanos, fue identificada por uno de ellos puesto que sus padres se encontraban en Brasil cuando ocurrieron los hechos. Los padres de la menor acudieron a primera hora de la tarde del viernes al citado hospital tras aterrizar en el aeropuerto de Barajas.

El fallecimiento de la menor eleva a cuatro el número de víctimas mortales en esta tragedia; las otras son tres chicas de 18 años que también murieron aplastadas en la estampida humana que se produjo en uno de los pasillos del pabellón, supuestamente tras el lanzamiento de una bengala.

Se trata de Katia Esteban Casielles, nacida el 4 de octubre de 1994 en Madrid; Rocío Oña Pineda, nacida el 14 de julio de 1994 en Madrid, y Cristina Arce de la Fuente, nacida el 13 de marzo de 1994, todas ellas fallecidas el mismo jueves.

La otra herida en la fiesta, María Teresa Alonso, de 20 años, se encuentra en la UVI de la Fundación Jiménez Díaz y continúa estable dentro de la gravedad.

Ambas jóvenes presentaban severos problemas derivados del aplastamiento. Las muchachas estuvieron durante varios minutos en parada cardiorrespiratoria, de la que los sanitarios del Samur pudieron sacarlas.

Desde la mañana del sábado un nutrido grupo de periodistas se encuentran en la puerta de urgencias del Hospital Doce de Octubre, donde han coincidido con alrededor de ocho jóvenes, amigos de la menor, que habían acudido al centro para conocer su estado.

Al comunicarles los periodistas el fallecimiento, algunos no daban crédito de la noticia y esperaban a que algún familiar se lo confirmara, mientras que otros rompían a llorar y se abrazaban entre ellos.

Los organizadores dicen que era la única menor

Este mismo sábado, un portavoz de la empresa organizadora de la fiesta ha asegurado que se respetó el aforo del recinto y que no le consta que hubiera más menores aparte de la chica fallecida de 17 años, y ha responsabilizado de los hechos a quien tiró la bengala.

Mientras tanto, la Policía investiga lo sucedido, desde la aparición de bengalas en el recinto hasta una posible superación del aforo permitido o la entrada de menores de edad al concierto de Steve Aoki.

Asimismo, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha aceptado la comisión de investigación solicitada por parte de la oposición para abrir un debate sobre lo que se debe mejorar y aportar sugerencias a otras administraciones. Además, el Ayuntamiento "nunca más" cederá sus instalaciones para fiestas como la de Halloween.

Consulta aquí más noticias de Madrid.