Mae Wested No. 4 (Crumpled) from 21 Ways to Mae Wested. 2012
Zoe Crosher, otro de los nuevos valores del MoMA, se transforma en sus autorretratos Courtesy the artist Perry Rubenstein Gallery, Los Angeles

Cada año desde 1985, el Museum of Modern Art de Nueva York (MoMA) apuesta por cinco nuevos valores de la fotografía que, en opinión de la prestigiosa institución, consolidarán su trabajo a corto plazo y se convertirán en artistas de primera fila. Este año han seleccionado a cuatro mujeres y un colectivo. Todos, dicen, "expanden las convenciones tradicionales de la fotografía".

Los elegidos son las tres estadounidenses Michele Abeles (1979), Anne Collier (1970) y Zoe Crosher (1975), la alemana nacida en Irán y residente en Suiza Shirana Shahbazi (1974) y el dúo Birdhead —Ji Weiyu (1980) y Song Tao (1979)—, de China. Además de exponer una selección de sus obras en la exposición colectiva New Photography 2012 (Nueva Fotografía 2012), en cartel en la sede del museo hasta el 4 de febrero de 2013, la pinacoteca neoyorquina ha diseñado y colgado en Internet una completa y muy bien diseñada web multimedia sobre la muestra.

"Desafían la fotografía"

Los participantes en las exhibiciones "desafían a la fotografía como medio de representación, exploran el proceso de toma de imágenes, explotan la proliferación de imágenes en un mundo saturado de medios y desdibujan los límites entre la fotografía y otros medios de representación artística", señalan en el MoMA. Aunque los cinco seleccionados tienen muy diferentes métodos de trabajo hay entre sus obras ciertas relaciones formales, añaden.

Desnudos masculinos que renegocian la fotografía de estudio Abeles combina objetos comunes —botellas, periódicos, tejidos, terracotas...— con desnudos masculinos, que "renegocian el trabajo fotográfico de estudio" y muestran a los hombres con un perfil suave, como si se tratara de maniquíes. El espacio aplanado y carente de perspectivas lo consigue la fotógrafa con la aplicación de geles sobre las lentes de los objetivos.

Saturación

Birhead, un dúo establecido en Shanghai, tiene un lenguaje tan enérgico y cercano al caos como la propia ciudad. Sobre escenas cotidianas de la vida urbana, los fotógrafos insertan poemas clásicos de la literatura china, revelando un interés por la saturación y el lenguaje en capas de las nuevas tecnologías.

Crosher juega a la desaparición de la identidad en sus autorretratos Inexpresiva y deudora de la cultura de la publicidad y el consumo, Collier propone una investigación intelectual y formal sobre la cultura fotográfica mediante imágenes que combinan la frialdad de las naturalezas muertas con la apropiación de la vertiginosa cadencia de la televisión. Crosher mezcla el subgénero documental con la fantasía en sus autorretratos. En ellos, la artista juega a la desaparición de la identidad y propone una reflexión sobre los géneros.

Sin ayuda de ningún tipo de tecnología digital, Shahbazi compone paisajes esquemáticos que remiten a su profesión de arquitecta y que son percibidos por el espectador de distinta forma según el lugar en que se coloque.

Desde 1985, la convocatoria New Photography ha seleccionado los trabajos de 89 artistas de 17 países. El MoMA quiere demostrar con el certamen anual la "diversidad y vitalidad" de la fotografía contemporánea.