El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acusado este sábado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, de "rendirse" y "abdicar" al adelantar las elecciones catalanas.

Le ha reprochado, además, "echar la culpa a otros" e "inventar enemigos", cuando Cataluña, ha subrayado Rajoy, "más necesita" soluciones ante la grave crisis económica.

El presidente del Gobierno se ha expresado así en la clausura de la 19 Intermunicipal que el PP ha celebrado estos dos últimos días en Barcelona, en lo que es también su primera visita a Cataluña desde la multitudinaria manifestación independentista de la Diada y tras su encuentro en la Moncloa con Artur Mas.

Igual que no quiero imponer mis ideas a nadie, no quiero que nadie me imponga las suyasRajoy ha lamentado que los tiempos de "frivolidad, levedad e irresponsabilidad" no se hayan acabado. "Parece que no, y todo indica, y ojalá rectifique, que hay alguno que sigue en esa estela", ha continuado Rajoy, que ha censurado que Mas se mueva por "visiones quijotescas" y le ha advertido de que él no se va a saltar la ley.

"Yo no me voy a saltar la ley. Yo voy a cumplir la ley porque es mi obligación como presidente del Gobierno y como demócrata", ha subrayado el jefe del Ejecutivo, que ha reiterado su oferta de diálogo con el presidente de la Generalitat, aunque le ha advertido de que no se puede negociar con quien impone el todo o nada. Por ello, Rajoy ha censurado que Mas optase por "romper la baraja" tras la reunión que ambos mantuvieron en la Moncloa para abordar la propuesta de un pacto fiscal para Catalunya.

"Igual que no quiero imponer mis ideas a nadie, no quiero que nadie me imponga las suyas", ha sostenido.

El presidente del Gobierno ha deplorado que, tras esa reunión, el líder de CiU haya emprendido "una huida hacia ninguna parte", y le ha aconsejado que vuelva a la senda de la normalidad, el 'seny' -sentido común-- y el entendimiento.

Defiende la pluralidad de España

También ha defendido la pluralidad de España y, desde Barcelona, ha señalado que esta característica hace que España sea "el gran país que es". "En España a nadie se nos pide que renunciemos a lo que somos porque las entidades enriquecen".

"Yo soy gallego y amo a Galicia como gallego, pero también a Madrid, donde crecen mis hijos, y a Cataluña", ha subrayado, enfatizando que su propia vida es un ejemplo de esta pluralidad: "Como gallego llevo muy dentro la riqueza de la España plural porque es lo que he visto y vivido desde mi infancia".

Uno puede ser catalán y español, gallego y español de un modo perfectamente espontáneo y natural"Uno puede ser catalán y español, gallego y español de un modo perfectamente espontáneo y natural" y puede expresar estos sentimientos en la lengua que quiera, asegurando que los españoles que hablan dos lenguas pueden sentirse doblemente afortunados por ello.

Rajoy ha defendido el "orgullo y admiración" que siente toda España hacia Cataluña, y ha lamentado que ante esta situación, haya quienes recurran a la "ingeniería que se hace de sentimientos ajenos", apelando así al Govern de Artur Mas y a CiU.

"Admiramos —de los catalanes— su carácter solidario y su espíritu de acogida", ha señalado Rajoy, abogando por el diálogo y el entendimiento entre Cataluña y toda España.

Ha emplazado a los suyos a hablar y a argumentar y ha posicionado a su partido como la mejor opción para todos los catalanes: "Quiero que el PP represente los puentes de diálogo, los puntos de unión, los lazos de afecto" que existen desde Cataluña hacia el resto de España y viceversa, ha señalado.

2013 "será mejor"

Asimismo, Rajoy ha certificado que "2013 será mejor que este año y dentro de poco España va a superar la crisis". El presidente ha querido lanzar un mensaje de confianza hacia las posibilidades de la economía española de superar la crisis, y prueba de ello señala que es el incremento de las exportaciones.

Según Rajoy, hay varios indicadores que arrojan buenas perspectivas: se reduce el déficit, las exportaciones se están incrementando y por vez primera, la balanza comercial en relación a la zona euro es positiva y, todo ello, es la "vía para recuperar pronto el crecimiento económico y el empleo", ha asegurado.

Rajoy también ha defendido las reformas que ha llevado a cabo, "que había que hacerlas porque son las que necesita España", pese a que no son las medidas que él querría o que había planteado en la campaña electoral que le aupó a la presidencia del Gobierno. Ha hecho gala de hacer lo que debía, evitando perjuicios partidistas e ideológicos, y que él, su partido y el Gobierno está consiguiendo "cumplir" con sus obligaciones.

El presidente del Gobierno ha admitido que pese a que empieza a haber buenas perspectivas, la situación sigue siendo difícil: "Lo que pasa lo sabemos todos: hay muchos españoles que quieren trabajar y no pueden, hay crecimiento económico negativo, hay personas que viven en situaciones de dificultad y hay problemas para financiarse".

Ha recordado cuáles son las causas de la situación actual: un "déficit público descomunal, una deuda externa que es enorme y una economía que no vio cómo no se hacían reformas en ocho años". A ello se añaden otros elementos, como que no se reformó el sistema financiero en 2008.



Consulta aquí más noticias de Barcelona.