Soldados en Siria
Soldados sirios patrullando una calle en Alepo (Siria). EFE

Al menos una veintena de personas murieron este miércoles acuchilladas en la localidad siria de Duma, en la periferia de Damasco, en una nueva masacre de la que se acusan mutuamente el régimen sirio y los rebeldes.

Habitantes de la zona informaron de que las víctimas fueron asesinadas en sus casas a primera hora de la mañana en un área cercana a la mezquita de Hawa, en esa ciudad. La agencia oficial de noticias siria, Sana, indicó que "un grupo terrorista -como se refiere a la oposición armada- perpetró una horrible masacre en Duma que acabó con la vida de 25 personas", aunque según testigos consultados la cifra de víctimas podría elevarse hasta cuarenta.

Sana apuntó, citando una fuente local, que los autores de los asesinatos son los miembros de la llamada Brigada del Islam, liderada por el terrorista Zaher Allush, que esta desplegada en esa zona. Los grupos opositores acusaron, por su parte, a las fuerzas del régimen sirio y sus 'shabiha' (milicianos progubernamentales) de la matanza e identificaron a una veintena de fallecidos.

El Ministerio sirio de Información recordó en un comunicado que "la masacre cometida en Duma por terroristas contra civiles" coincide con una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria, en alusión a la intervención por videoconferencia del mediador internacional, Lajdar Brahimi, ante este órgano. La nota denunció que el suceso de Duma se enmarca en "los crímenes cometidos" por los terroristas antes de cualquier reunión sobre Siria.

La bomba explotó cerca de una panadería Por otro lado, al menos seis personas murieron y otras veinte resultaron heridas por la explosión de un coche bomba en el barrio de Al Tadamon, en el sur de Damasco, informaron fuentes oficiales sirias. "La bomba, colocada en un coche de marca Saba, explotó cerca de la panadería principal en el camino hacia Al Tadamon, matando a seis personas e hiriendo a otras veinte", dijo una fuente que pidió el anonimato.

La fuente explicó que se ha establecido un cordón de seguridad en torno al lugar de la explosión y de las calles adyacentes, y añadió que la bomba provocó grandes daños materiales en el barrio. Testigos presenciales señalaron que hay manchas de sangre en el suelo y que la mayoría de las ventanas se rompieron por la onda expansiva.