El consejero de Turismo y Comercio de la Junta de Andalucía, Rafael Rodríguez (IU), ha afirmado que con el aplazamiento del pleno del Parlamento andaluz del 14 de noviembre por la huelga general "no se suspende la democracia", sino al contrario, ya que ese paro convocado por los sindicatos de clase "es un gran ejercicio democrático, un acto de vitalidad democrática y constitucional y de fortaleza democrática". Por tanto, ha tachado de "absolutamente absurdas" y "fuera de lugar" las críticas del PP al respecto.

"Desde esa perspectiva de vigencia constitucional, ese día creíamos —en referencia a los consejeros de IULV-CA— que hacíamos un mejor servicio a la democracia, a la Constitución y a los valores que defendemos estando con los trabajadores para defender un determinado modelo de desarrollo social", ha señalado Rodríguez en una rueda de prensa celebrada en Málaga.

El titular andaluz de Turismo y Comercio ha insistido en que una huelga general es "un acto muy importante de ejercicio democrático, un acto de plena vitalidad democrática y constitucional", por lo que ha considerado que "se acierta" con el cambio de fecha.

"La democracia es un todo y abarca, como uno de sus elementos sustanciales, el ejercicio del derecho de huelga para defender un determinado modelo de desarrollo social, económico y de bienestar social y de justicia social", ha declarado, subrayando la necesidad de defender "la vigencia de principios constitucionales que con las políticas económicas impuestas se están deteriorando y eliminando por la vía de los hechos".

Ha advertido de que, frente a algunos que "parece que cada segundo interpretan la Constitución en función de unos intereses", para él, como consejero de Turismo y Comercio del Ejecutivo andaluz y como miembro de IU, "el 14 de noviembre es un acto de defensa de un modelo constitucional que está siendo vulnerado permanentemente por la vía de los hechos".

Al respecto, ha considerado que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2013 son "un ejemplo importante y evidente de cómo se legisla en el día a día en dirección contraria a las prioridades que la propia Constitución consagra". Por tanto, ha señalado que "estar en defensa de la democracia y de la Constitución es un acto de absoluta normalidad democrática".

Otros cambios

De todos modos, Rodríguez ha querido dejar claro que cambiar la fecha de celebración de una sesión plenaria de la Cámara andaluza "no es una situación extraordinaria", puesto que "entra dentro de la normalidad de una institución que funciona democráticamente, como es el Parlamento de Andalucía". "Ni es la primera vez ni será la última", ha apostillado.

Ha recordado, de hecho, que "ha habido otras ocasiones en las que también se ha cambiado el día de celebración de los plenos por acaecer determinadas circunstancias que hacían aconsejable ese cambio" y por la existencia de "eventos de magnitudes diferentes".

Consulta aquí más noticias de Málaga.