Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro hombres, de entre 23 y 38 años, acusados de 49 robos en cuatro meses —desde principios de junio— en locales comerciales, en los que se llevaron unos 10.964 euros. En la mayoría de las sustracciones utilizaban un revólver o un cuchillo, según ha informado Jefatura en un comunicado.

Los robos tenían lugar en locales de la ciudad de Valencia y municipios cercanos, en los que los detenidos —de origen español—, tras intimidar a los empleados, se apoderaban con el dinero.

Los policías realizaron dos registros domiciliarios en Paterna, donde intervinieron gran cantidad de útiles utilizados para perpetrar robos con fuerza, tres memorias USB procedentes de dos robos con violencia por el procedimiento del tirón, así como el chándal usado en el último robo.

En la mayoría de los hechos, los detenidos llegaban con una motocicleta o un coche que previamente habían sustraído y, tras cometer varios robos con ese vehículo, o bien lo calcinaban o lo abandonaban. Los agentes han recuperado cuatro motocicletas y tres coches.

Junto a los delitos de robos con violencia e intimidación, también se les imputan robos con fuerza en bares y restaurantes, robo/hurto uso de vehículo a motor y pertenencia a grupo criminal.

La investigación

La Policía abrió una investigación tras tener conocimiento que desde principios de junio se estaban cometiendo una serie de robos tanto en establecimientos comerciales como en estaciones de servicio de la ciudad de Valencia y de localidades cercanas.

Los policías averiguaron que los sospechosos cometían los robos totalmente tapados con casco integrales, pasamontañas, gafas de sol y guantes, motivo por el que era muy costosa su identificación.

Los agentes averiguaron que dos jóvenes de la localidad de Paterna podían tener un revólver de características similares al usado en los robos. Junto a estos dos hombres actuaban otros dos, y todos, al parecer, se dedicaban además a los robos con fuerza.

El último atraco cometido por los detenidos fue el pasado 27 de septiembre en un establecimiento de Valencia, por parte de dos hombres, permaneciendo uno fuera a bordo de un coche de la marca Ford, que estaba sustraído, mientras queotro vestido de oscuro se apoderó de unos 700 euros.

Minutos después, los policías averiguaron que el coche había sido recuperado en el distrito de Tránsitos de Valencia, así como que uno de los sospechosos había estado en ese lugar, motivo por el que los agentes se dirigieron a su domicilio en Paterna, y localizaron en la calle a un hombre, y a otro a bordo de un coche. Los agentes les detuvieron y les intervinieron 635 euros.

Al día siguiente, los agentes detuvieron a otro de los componentes del grupo, al que además se le imputaron dos robos con fuerza en bares y uno con intimidación con arma blanca en Sagunto. Finalmente, en la mañana de ayer, en la Avenida de Burjassot, efectivos detuvieron al último miembro del grupo, un joven de 23 años, de origen español. Los detenidos, con numerosos antecedentes policiales, pasaron a disposición judicial. Uno de ellos ingresó en prisión.

Consulta aquí más noticias de Valencia.