La empresa 'Gaia Heritage', especializada en el patrimonio cultural y natural y sus aspectos económicos, prepara actualmente el congreso internacional sobre arquitectura contemporánea en ciudades con paisajes históricos que el Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por Juan Ignacio Zoido (PP), se ha comprometido a celebrar en el marco de la decisión de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco) de no incluir a los monumentos sevillanos declarado Patrimonio de la Humanidad en la lista del patrimonio mundial en peligro.

La Catedral, el Real Alcázar y el Archivo de Indias de Sevilla, principales monumentos de la ciudad y buques insignia del turismo sevillano, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1987. Su destino como Patrimonio Mundial estaba marcado por la torre de 178 metros de altura que promueve Cajasol-Banca Cívica, ya fagocitada por CaixaBank, en el sector sur de la isla de la Cartuja, una localización que dista aproximadamente 1.600 metros del enclave del casco histórico de Sevilla donde se alzan los citados monumentos.

La lista de patrimonio en peligro

Porque la propuesta de resolución elevada a debate el pasado mes de junio en la XXXVI sesión del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, defendida de hecho por el Centro de Patrimonio Mundial, consideraba que el proyecto de la torre supone un "impacto visual altamente adverso" sobre la localización de estos monumentos y su relación con el río Guadalquivir y el resto de monumentos de la ciudad.

La propuesta en cuestión, sustentada en las recomendaciones del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos por sus siglas en inglés), abogaba por incluir a estos monumentos en la lista del Patrimonio Mundial en peligro y reclamar a España, como estado miembro de la Unesco, la "suspensión inmediata de todo trabajo" en la torre, diseñada por el arquitecto César Pelli. Esta propuesta, no obstante, no prosperó y la resolución definitiva de la Unesco daba cuenta del "impacto visual altamente negativo" del proyecto, pero sólo reclamaba una serie de medidas para "evitar desarrollos similares en el futuro" y mitigar los efectos visuales de la torre sobre el paisaje histórico.

La promesa del congreso internacional

El documento de la resolución, recogido por Europa Press, también tomaba "nota" del "ofrecimiento" de Sevilla para organizar un "encuentro internacional para estudiar el asunto de la arquitectura contemporánea en ciudades con paisajes históricos". Sobre este encuentro, el alcalde explicaba recientemente que sus "cálculos" apuntan a su celebración en el mes de marzo de 2013, toda vez que el Gobierno de Holanda ya habría mostrado interés por "participar".

Pues bien, La empresa 'Gaia Heritage', con sedes en París (Francia) y Beirut (Líbano), trabaja actualmente en el diseño de dicho congreso internacional, según han informado a Europa Press fuentes de la compañía y según figura en el boletín emitido el pasado mes de julio por 'Gaia Heritage', también recogido por Europa Press. Esta empresa, como figura en su página web, recibió el encargo de Cajasol de "estudiar el impacto del proyecto en el Patrimonio Mundial" según las normativas y convenciones internacionales, desarrollando además un estudio sobre "paisajes históricos y su aplicación en Sevilla".

Asesoría durante el cónclave de san petersburgo

La empresa, por último y según figura en su propio boletín correspondiente al mes de julio, jugó el rol de "asesor" de la delegación española en el debate celebrado en San Petersburgo por el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco y "consiguió mantener a Sevilla fuera de la lista del Patrimonio Mundial en peligro". "Para cumplir las recomendaciones de la Unesco, 'Gaia Heritage' organizará un seminario de expertos internacionales a celebrar en Sevilla para debatir sobre arquitectura contemporánea en localizaciones históricas", explica la empresa en su boletín.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.