Los grupos municipales del PNV, PSE-EE y Bildu en el Ayuntamiento de Vitoria han anunciado que, en el próximo pleno, reclamarán al alcalde, Javier Maroto (PP), que elimine "de forma inmediata" la "exigencia" de estar empadronado en la ciudad para poder asistir al comedor social de Desamparadas.

Según han explicado los grupos en un comunicado conjunto, el Ayuntamiento de Vitoria ha "endurecido" las condiciones de acceso a dicho servicio, lo que ha reducido "de forma considerable" el número de usuarios y el montante económico destinado a ello.

No obstante, han señalado que "el problema continúa y va en aumento", así como que son "muchas" las organizaciones privadas que están haciendo un "ingente esfuerzo" para dar de comer a esas personas.

Las formaciones que conforman la oposición al Gobierno municipal han apuntado que ese "endurecimiento" de las condiciones se concreta en la "exigencia" de seis meses de empadronamiento en Vitoria. Además, han afirmado que, "según constatan personas usuarias, también se les pide la presentación de un contrato de alquiler de alojamiento".

Los tres grupos han registrado una moción conjunta que se debatirá en el pleno del próximo lunes y en la que destacan que "en ningún territorio vecino se exige antigüedad en el padrón y, mucho menos, un contrato de alquiler".

En este sentido, han indicado que "en 43 de los 44 comedores estudiados en el Estado, la única condición de acceso es no disponer de recursos suficientes". "En algunos se exige empadronamiento, pero sin un tiempo determinado de antigüedad. La única excepción es la capital alavesa", han subrayado.

"extrema precariedad"

En opinión de la oposición municipal, no es "admisible" que a los demandantes se les pongan unas condiciones "tan restrictivas" porque son personas en situación de "extrema precariedad", entre las que se encuentran "jóvenes autóctonos e inmigrantes que no disponen de un colchón social, personas sin hogar, madres con menores a su cargo recién llegadas tras tortuosos procesos migratorios o personas que están a la espera de recibir la Renta de Garantía de Ingresos". "El abanico es muy amplio", han asegurado los grupos.

Según han explicado, estas "restricciones" en el acceso al comedor y la consiguiente reducción en el número de vales concedidos por el Ayuntamiento se traducen en un ahorro para las arcas públicas. "En lo que va de año, de los 1,4 millones de euros presupuestados, apenas se ha gastado medio millón", ha lamentado la oposición.

Por ello, la moción de PNV, PSE-EE y Bildu reclama también al PP que ejecute el global de la partida presupuestada y que, incluso, asigne cantidades suplementarias "si resulta necesario".

Consulta aquí más noticias de Álava.