La mujer acusada de ahogar a su hijo: "No puedo describir qué pasó porque no me acuerdo"

  • Comienza en Palma de Mallorca el juicio contra Mónica J.F., de 34 años, cuyo hijo fue encontrado muerto en el interior de una maleta.
  • Fue detenida en 2010, pero el niño llevaba muerto dos años.
  • Un jurado popular juzgará el caso, que conmocionó a la opinión pública.
La presunta parricida gallega Mónica Juanatey, durante la primera jornada del juicio con jurado popular.
La presunta parricida gallega Mónica Juanatey, durante la primera jornada del juicio con jurado popular.
Montserrat T. Díez / EFE

La mujer acusada de ahogar a su hijo de 9 años en Menorca y abandonar luego su cuerpo en el interior de una maleta en un barranco ha afirmado que no sabe lo que ocurrió antes de encontrarlo muerto, pero que cree que ella fue la causante de su fallecimiento.

Mónica J.F., de 34 años, se enfrenta a una pena de 20 años de cárcel por haber ahogado en la bañera de su casa al niño en el verano de 2008, unos hechos que reconoció ante la policía y el juez de instrucción tras ser detenida en el año 2010, cuando se halló la maleta con el cuerpo del pequeño.

Esta mujer de origen gallego ha afirmado este lunes ante el jurado de la Audiencia de Palma que no sabe lo que pasó el día de la muerte del niño, cuando ha asegurado que solo se acuerda de haberle preparado un baño en su casa y que su siguiente recuerdo es con él muerto en sus brazos.

La mujer, que ha tenido que parar de hablar en varias ocasiones a causa de las lágrimas, ha afirmado en cambio que piensa que ella podía haber sido la causante de la muerte: "No puedo describir qué pasó porque no me acuerdo, pero es que allí no había nadie más", ha dicho, y además ha negado haber padecido algún trastorno en ese momento, tal y como defiende su abogado.

Ha indicado que estuvo dos o tres horas con el niño en brazos y que luego lo metió en la maleta "con las cosas que él tenía siempre consigo" sin pensar en lo que hacía. "No se ni dónde lo dejé", ha asegurado.

La Audiencia Provincial de Palma acogerá a partir de este lunes el juicio con jurado en el que el Ministerio Fiscal acusa a Mónica Juanatey Fernández de asesinar a su hijo.

La acusación pública solicita una pena de 20 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía y con el agravante de parentesco, mientras que la defensa pide la absolución de su cliente, natural de la localidad gallega de Noia.

El juicio será presidido por el presidente de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma, Eduardo Calderón. Las partes personadas en el proceso son, como representante de la Fiscalía, Eduardo Norro Ruipérez, y como abogado defensor de la acusada Carlos Maceda de Olives, tal y como informaron el pasado jueves fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB). Por su parte, el jurado popular estará compuesto por nueve personas, más dos suplentes.

Por la tarde, a partir de las 16.00 horas, comparecerán ante el juez como testigos cinco agentes de la Policía Nacional y otros siete testigos más. El juicio continuará el martes a las 09.30 horas con la comparecencia de cuatro agentes más de la Policía Nacional, un Guardia Civil y dos testigos particulares. Posteriormente, se presentará una prueba pericial de dos funcionarios de la Policía Científica.

La vista oral se retomará el miércoles a las 10.00 horas con la presentación de otra prueba pericial, para la que se han citado a cinco médicos forenses. Seguidamente, el Ministerio Fiscal y el abogado de la defensa presentarán las conclusiones definitivas y se dará un último turno de palabra a la acusada.

Posteriormente, el magistrado y presidente del Tribunal entregará al jurado el objeto del veredicto. A partir de ese momento, sus miembros quedan incomunicados para inicial la deliberación. Una vez alcanzado el veredicto, se citará a las partes y a la acusada para su lectura pública, en día y hora que no se puede anticipar.

Se sintió "agobiada"

Mónica, de 32 años, la madre del niño confesó a la policía cuando fue detenida que ahogó a su hijo en la bañera porque se sintió "agobiada" cuando los abuelos se lo mandaron días antes desde Galicia, ya que había ocultado su existencia a su pareja.

Así la madre supuestamente sumergió a su hijo en la bañera de casa, metió su cadáver en la maleta y la abandonó en el campo, y cuando su compañero sentimental regresó a casa, Mónica le dijo que su "sobrino" (como así le identificaba) había regresado a Galicia e hizo desde entonces "una vida normal", según la policía. Durante dos años consiguió ocultar que su hijo había muerto. Dos hermanos que buscaban leña encontraron la maleta en noviembre de 2010, en los alrededores de la urbanización Binidalí, en la costa sur de Mahón. El crimen se había perpetrado en 2008.

El nombre casi borrado de César (con la "a" ilegible) y las siglas de sus apellidos en su estuche escolar, así como la edición del cómic número 28 de Naruto hallados en la maleta, guiaron las pesquisas policiales hasta la identidad del menor, cuyo DNI no había sido renovado en Noia (A Coruña).

En esa localidad de Galicia había vivido César con sus abuelos hasta que, diez días antes de morir, fue enviado a Mónica para que viviera con ella.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento